Detrás de los problemas escolares

354

Adicción a las redes sociales, consumo de sustancias tóxicas, problemas económicos, familiares y en el noviazgo constituyen situaciones comunes que enfrentan los jóvenes en edad de bachillerato y que afectan sus estudios. No obstante, en contadas ocasiones son estudiadas o resueltas dentro de las escuelas, considera Gloria Martha Palomar Rodríguez, profesora de la Preparatoria 12, quien junto con ocho docentes del plantel trabajaron durante seis meses en el “Diagnóstico situacional de las problemáticas psicosociales de los alumnos de la Preparatoria 12 y su relación con el rendimiento académico”.

“Comúnmente los maestros identificamos los problemas y concluimos que son de diferentes tipos. Por ejemplo, de autoestima, de sexualidad o consumo de drogas, pero no existía un estudio que profundizara al respecto”, comentó la docente. Por ello este trabajo es un estudio cuantitativo que incluyó una muestra aleatoria con mil 28 bachilleres de todos los semestres de la Preparatoria 12.

De un listado general de más de seis mil alumnos, eligieron sistemáticamente cada seis nombres y aplicaron varios instrumentos. Uno de estos fue una ficha técnica de datos sociodemográficos, “que recogió información sobre su relación con sus padres y donde preguntamos cuál es la problemática que ellos consideran pudo afectar su rendimiento escolar”.

Con base en este trabajo los investigadores definieron las causas. Con el 43 por ciento, los problemas personales son los que más identificaron en el estudio, seguido de los escolares, los familiares y finalmente los laborales.

En cada uno de los cuatro grupos hay diversos panoramas. En las causas personales sobresale que la principal preocupación de los bachilleres son las dificultades de tipo económico, con el 29.4 por ciento; un 13.7 por ciento mencionó el estrés, depresión, problemas de salud y sentimentales.

En cuanto a los aspectos escolares, la falta de concentración fue la principal causa de bajo rendimiento encontrado por los investigadores, con 23 por ciento. Le siguieron problemas con los maestros y falta de capacitación.

La docente informó que en los problemas familiares, “como todos lo pronosticábamos, fueron el divorcio y las discusiones familiares. Afectan a más del 40 por ciento”. En este grupo mencionaron también la muerte de un familiar, exigencia de los padres, peleas y falta de comunicación.

Finalmente, más del 50 por ciento de los bachilleres que trabajan consideran que hacerlo es causa de bajo rendimiento. “Algunos trabajan de noche y a otros sus horarios no les permiten cumplir con sus tareas”.

Los investigadores encontraron que en el turno vespertino aumentan los problemas personales y disminuyen los de tipo escolar.

En el estudio, realizado de mayo a noviembre de 2015, participaron dos alumnos del plantel. Aplicaron las encuestas en sesiones realizadas en el auditorio con pequeños grupos.

Adicción a las redes sociales
Los expertos preguntaron a los alumnos cuál es la adicción que más les preocupaba. Más del 24 por ciento de los alumnos encuestados respondió que las redes sociales, seguida del alcohol o el tabaco, con cerca del 23 por ciento de las respuestas.

“Los hombres resaltaron más en cuanto al consumo de alcohol y las mujeres respondieron que la adicción a las redes sociales y al consumo de tabaco”, dijo Palomar Rodríguez, también académica del Centro Universitario de Tonalá.

Con una experiencia de más de diez años en orientación educativa, la profesora concluyó que las consecuencias de estos problemas son, además de bajo rendimiento académico, conducta desafiante o abandono escolar, pero “pudiera ser un reflejo de lo que se vive en otras”.

Este proyecto fue beneficiado con un apoyo económico a través de la convocatoria “Fomento a la investigación educativa en el Sistema de Educación Media Superior 2016”.