Detección rápida del cáncer

    363

    Obtener un diagnóstico de cáncer de mama, cervicouterino o de leucemia, tardaría sólo un minuto con el análisis de una gota de muestra sanguínea, gracias a un estudio encabezado por el doctor José Luis González Solís, académico del Centro Universitario de los Lagos (CULagos). Este grupo interdisciplinario ha desarrollado un método, aún en experimentación, mediante la “espectroscopía Raman”.

    Con este método identifican las moléculas que componen determinado material (en este caso la sangre del paciente), para obtener una especie de “huella digital” de la misma. Ayudados con algoritmos matemáticos y un software creado para tal fin, los investigadores pueden clasificar los espectros Raman basándose en las características moleculares de las muestras de sangre, lo que permite identificar a los pacientes sanos o a los que presentan cáncer y leucemia.

    González Solís explica que han estudiado la sangre de pacientes con diagnóstico oficial de cáncer de mama o cervicouterino y leucemia, así como de personas sanas, provenientes del Centro de Investigaciones Biomédicas de Occidente, en Guadalajara y del IMSS de León, Guanajuato.

    Con un equipo especial, los investigadores exponen una gota de suero de sangre a un rayo láser que excita sus moléculas, cuyo movimiento queda reflejado en un haz de luz captado por la computadora.

    El software traduce este espectro en picos o gráficas digitales que permiten conocer las características de esa muestra. Luego las comparan con las demás gráficas obtenidas de otras muestras.

    “La posición o intensidad de estos picos está relacionada con la cantidad de moléculas que tenemos en una muestra. Eso es lo que marca diferencias entre un paciente enfermo o sano”.

    La base de datos que han generado hasta ahora permite comparar las muestras, hacer un diagnóstico rápido y relativamente certero, afirma el investigador del Departamento de Ciencias Exactas y Tecnología.

    “Es suficiente colocar una gotita de suero en el microscopio. Se deja 40 segundos para obtener el espectro e inmediatamente se pone en la computadora con el software correspondiente, y en menos de un minuto puedo decirte dónde están colocados esos puntos y te puedo dar un diagnóstico”, aseveró González Solís.

    Añadió que entre más amplíen la base de datos de muestras a lo largo del tiempo, más certero será este diagnóstico. Por ahora los investigadores han monitoreado el tratamiento de quimioterapia seguido por los pacientes para registrar la mejoría o el retroceso de su salud en gráficas que sirvan a esta base de datos.

    Además de rápido, este método es menos invasivo que los estudios necesarios para confirmar una enfermedad: para cáncer de mama y cervicouterino es necesaria una biopsia, mientras que para leucemia necesitan extraer médula ósea mediante un procedimiento doloroso.

    “Nosotros no buscamos que sustituyan a los que actualmente existen, porque son protocolos oficiales y reconocidos, pero sí creemos que pueden ser diagnósticos de apoyo. Esto vendría a incrementar la base de datos que tenemos”.

    El estudio cuenta con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Aunque la “espectroscopía Raman” puede ser utilizada para la identificación de todo tipo de materiales, esta es la primera investigación que la aplica en la biomédica, específicamente en la detección de cáncer.

    En una siguiente etapa, González Solís y su equipo incorporarán un microscópico de fuerza atómica, que permite hacer el análisis a escalas nanométricas y ser más precisos para caracterizar una molécula.

    “Nos permitirá ir conociendo más este problema del cáncer, no quedarse con un diagnóstico, sino ir a lo fundamental, que es estudiar las causas del cáncer, analizar las proteínas y hasta el ADN”.