Derechos arbitrarios

    284

    México, pese al orgullo que le tiene a sus grandes revueltas históricas: la Independencia, la Revolución, la Cristiada, no es un país que destaque porque sus ciudadanos se unan para luchar por algo. De acuerdo, dirá alguien que vive en la Ciudad de México: ¿y todas las manifestaciones que hay a diario en el Zócalo? Tal vez, entonces, digamos que México es un país autoritario donde no cabe la protesta, el desacuerdo, ir en contra de los grandes poderes, sean estos políticos o económicos.

    Y si hablamos de una grande mafia económica no podemos olvidar al futbol y la Federación mexicana, a la influencia de TV Azteca y Televisa. En este sentido, de verdad que lo que hicieron los árbitros es algo revolucionario y de gran ejemplo para la sociedad mexicana.

    Porque pararon una de las maquinarias que más genera dinero, entre sueldos, entradas, ventas de cualquier bobada y sobre todo derechos televisivos. Y ellos, representantes de una de las profesiones probablemente más odiadas, vejadas y criticadas, se cruzaron de brazos y decidieron no “pitar”.

     En contra de los abusos y las injusticias que sufren en el desempeño de su trabajo. Pelearon por sus derechos. ¿Les suena a algo? Pues si no, mejor empiecen a preocuparse.