De puestos ambulantes

    124

    Es triste observar que nuestro centro histórico ha sido atrincherado por los vendedores ambulantes. En la actualidad transitar por este emblema de Jalisco es sortear puestos de churros y papas que incitan al sentido del olfato, en conjunción con la vista, a admirar aquel manjar que se vende en la vía pública. Sin embargo, esto no es culpa de la persona que trabaja a diario para conseguir el mendrugo de pan y llegar algo a su casa. Aquí ya no tienen cabida los lujos y las diversiones, porque han quedado fuera del alcance de la clase trabajadora.
    Recordemos aquella frase que reza “Piensa mal y acertarás”. Así un gobierno opaco que se obstina y que violenta los derechos de todos los ciudadanos, que justifica una actividad ilícita, nos trae a la mente y deja como conclusión que entre la administración y los vendedores ambulantes existe un convenio de reparticiones mutuas.
    Dedicado para mis pequeños, quienes añoran caminar por un centro histórico seguro (sin el miedo a ser robados) y en el que puedan disfrutar la historia que en sus vidas apenas comienza.