De la tarea de prostituirse

    839

    El pasado viernes 23 de enero me encontré un artículo en el periódico Público que despertó rápidamente mi interés, se titula “Depresiones y suicidio juvenil, efectos de crisis”. En él se hace mención de múltiples problemáticas que aquejan a la juventud, producto de la crisis económica, como depresión, ansiedad y  suicidio, según declaraciones hechas en una rueda de prensa en que participaron algunos de nuestros jefes de departamento. Pero lo que más me impactó fue la declaración del Lic. José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, jefe del Departamento de salud mental del CUCS, quien dijo: “Estamos encontrando estudiantes que se están incorporando a la prostitución, precisamente por no tener recursos para resolver sus problemas cotidianos”
    “Lo afirma un grupo de investigadores de la Universidad de Guadalajara”, según la nota, y posteriormente, en el mismo número, y  acompañado de algunos datos estadísticos acerca del desempleo, el periodista Luis Miguel González lanza una última pregunta “¿Usted se prostituiría si tuviera entre 14 y 34 años de edad y fuera uno o una de los cientos de miles de desempleados?” Lo que me preocupa es el hecho de que se tome el dato, –a mi parecer ambiguo–, de la primera nota para hacer declaraciones.
    Lo más interesante vino cuando el lunes 26 de enero vi que en la página electrónica del CUCS  existe una nota del mismo evento, en la que no se menciona nada del comentario de la prostitución, únicamente de los problemas de depresión, ansiedad y frustración por el desempleo.
    Algo que se acostumbra hacer es que cuando un dato proviene de investigadores se tome como una verdad irrevocable, absoluta y generalizadora, lo cual es muy cuestionable. En este sentido, al hacer declaraciones puede ser más molesta la imprudencia que la realidad.
    Las cuestiones básicas son: ¿Qué proyecto y qué investigadores arrojaron esos datos?, si fue un estudio serio ¿por qué la página del CUCS omitió las declaraciones de la prostitución?, si la crisis económica está aumentando el número de estudiantes que se prostituyen ¿pronto la UdeG se va a convertir en prostíbulo? Algo sí es seguro, independientemente de nuestras actividades extraacadémicas los estudiantes a veces también leemos el periódico.