Cultura ambiental

    192

    Las garras de la contaminación no sólo estrujan a la zona metropolitana de Guadalajara. La zona de los Altos, pujante centro agrícola e industrial, comienza a sufrir estragos. No existe un manejo adecuado por parte de las empresas particulares que tienen operaciones en Tepatitlán, el principal municipio de esa región.

    Si bien hay un centro de reciclaje municipal, que recibe mensualmente un promedio de 30 toneladas de residuos, esto no ha evitado que las mencionadas empresas contaminen parajes abandonados e incluso el río Tepatitlán.

    De acuerdo con estudios de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa), las tequileras de la región contaminan 10 litros de agua por cada litro de la bebida que producen.
    A raíz de un estudio elaborado en la pasada administración, la extinta Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (Semades), recomendaba a las autoridades tepatitlenses hacer eficiente “el sistema de recolecta y disposición de residuos sólidos municipales”, además de “establecer un sistema integrado de manejo de residuos sólidos municipales que incluya acciones ambientalmente adecuadas desde el origen, almacenamiento, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de basura, con el fin de evitar la contaminación de mantos freáticos y aguas superficiales”.

    En este contexto, desde hace cuatro años el Centro Universitario de los Altos (CUAltos) creó un programa de desarrollo sustentable, por medio del cual han tenido avances en el tema de residuos, cuidado de la zona arbolada y producción alternativa en Tepatitlán, señala Paloma Gallegos Tejeda, responsable del proyecto.

    Luego de una reingeniería, el nuevo esquema de trabajo incluye otros componentes, como fomento forestal, un programa integral de manejo de residuos y una estrategia de comunicación ambiental.

    “El manejo forestal se intensificó a partir de la invasión del muérdago, lo que nos acercó a especialistas en arboricultura y poda correcta de los árboles, con los que diseñamos un curso para personal de servicios generales, estudiantes y personal de ecología de tres municipios. Este curso evolucionó en el diplomado en arboricultura para ciudades verdes. La convocatoria está por salir”.

    El diplomado tratará el diseño de áreas verdes, implementación de campañas de cultura del árbol y búsqueda de financiamiento para proyectos de este tipo.

    El programa también considera el manejo integral de residuos, fundamentado en dos diagnósticos. El primero, en el periodo de vacaciones de los estudiantes y el último, en el periodo más intenso de las actividades del CUAltos, junto a los talleres participativos de los responsables de laboratorios, administrativos, personal de servicios generales y tomadores de decisiones, además de estudiantes y académicos.

    En cuanto a la estrategia de comunicación y educación ambiental, incluye a todos los universitarios. Los estudiantes participan en el taller de activismo sustentable universitario (ASU), en el que han demostrado compromiso y responsabilidad al involucrarse en todas las acciones que ha emprendido el centro.

    Los estudiantes han visitado el vertedero municipal y ahí tomaron conciencia de la prioridad de trabajar en la solución del problema de la basura. Además visitaron el Centro Universitario de la Costa Sur, donde conocieron acciones de sustentabilidad real y de buenos resultados, así como la estación científica Las Joyas.

    Gallegos Tejeda puntualizó que el tema de sustentabilidad en el CUAltos va madurando y enriqueciéndose día a día, con las aportaciones de todos los involucrados en el tema.