Cuidados de reina

    924

    El grupo de investigación en abejas del Centro Universitario del Sur (CUSur), en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Rural del Estado de Jalisco, inició el curso de capacitación en la cría de abeja reina, mismo que culminará el 7 de noviembre próximo y está dirigido tanto a apicultores de los 16 municipios de la región como a alumnos que cursan la asignatura de Producción apícola de la licenciatura de Medicina veterinaria y zootecnia.

    De acuerdo al académico e integrante del grupo de investigación, José María Tapia González, este curso es de gran importancia ya que permitirá conocer diversos aspectos que un apicultor debe saber sobre la abeja reina, que es la madre de toda la colonia, pues lo que le afecte a ella tendrá repercusión en toda la colmena.

    “Es un curso denominado ‘Cría de reinas’, y durante el mismo los productores van a tener la oportunidad de llevar a cabo todo el proceso práctico. Están siendo capacitados por técnicos de la secretaría y profesores de aquí, especialistas en producción apícola, quienes los preparan paso a paso sobre lo que es el proceso para producir abejas reinas, con fines de renovar y mejorar la calidad genética de las mismas”.

    Señaló que la región Sur-Sureste de Jalisco abarca 19 municipios y es la que más destaca en la producción de miel en el estado, no sólo por cantidad sino también por la calidad, por lo que es exportada y es uno de los rubros dentro del sector pecuario que más dólares hace que ingresen al estado.

    Recordó que México ocupó en el año 2013 el tercer lugar mundial como exportador de miel con 25 mil toneladas, cuyo destino principal fue el mercado europeo, y el sexto lugar mundial en producción, con 56 mil 907 toneladas y un valor superior a los 2 mil 168 millones de pesos, según datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP). 

    “El estado de Jalisco ocupó el segundo lugar en el año 2013 como productor de miel en México, con una producción anual de 6 mil 635 toneladas y un valor económico mayor a los 277 millones de pesos, con 157 mil 827 colmenas (10 por ciento del volumen nacional), en manos de 800 a mil 500 apicultores”.
    Este curso, que se imparte por tercera ocasión, se ofrece en dos sedes: Ciudad Guzmán y Sayula. Los participantes pueden producir sus propias abeja reina, con las que sustituyen a las defectuosas o de baja producción en sus apiarios.

    “De forma regular, a través del año se están ofreciendo cursos, seminarios o foros de trabajo en beneficio de los apicultores. El mes de agosto se organizaron diez ponencias dirigidas por investigadores de reconocimiento nacional para el Día del apicultor 2014; tuvimos una asistencia de más de 200 personas”.

    Tapia González precisó que el futuro luce positivo, a pesar de que se avizoran muchos problemas, como el cambio climático que ha ocasionado que la producción de miel baje, la utilización de herbicidas o plaguicidas que afectan la apicultura y ocasionan la muerte de las abejas, y de que además se tiene a la vista una plaga que está en otros estados de México, pero que aún no llega a Jalisco, denominada pequeño escarabajo de la colmena.

    “Aun así la producción de miel en el estado y el país creo que va hacia arriba, porque la calidad de la miel que exporta México es de primera”.

    Se estima que de forma directa la actividad beneficia en el país a 40 mil apicultores y de forma indirecta a 400 mil personas.

    Puntualizó que en la actualidad trabajan en la propuesta de la ley apícola para el estado de Jalisco, ya que aunque ocupan el tercer lugar como productores, en el estado no se cuenta con una normativa para el fomento de la apicultura.

    “Estamos proponiéndola al diputado local Roberto Mendoza Cárdenas, para que le de seguimiento necesario para que sea aprobada en la Cámara de diputados”.

    El curso está integrado de un programa de actividades 90 por ciento práctico, complementado con teoría y tiene un costo de 50 pesos, únicamente para la adquisición del material utilizado.

    Artículo anteriorMacbeth
    Artículo siguienteLos salarios y los libros en Argentina