Confianza internacional

431

En el hipotético caso de que el candidato republicano Donald Trump ganara la presidencia de Estados Unidos, e intentará cumplir su advertencia de levantar un muro gigante en la frontera con México y obligar a pagarlo, el caso podría dirimirse en la Corte Internacional de Justicia, consideraron los jueces de este organismo Peter Tomka y Xue Hanqin, al responder a preguntas de los asistentes a la conferencia magistral “El papel de la Corte Internacional de Justicia en los asuntos mundiales: retos y perspectivas”, la cual impartió en el Auditorio Salvador Allende del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara.

“Si quieren llevar el caso debe haber una disputa entre ambos países y el asunto debe involucrar el derecho internacional, de otra forma no se vuelve un asunto internacional que podamos dirimir”, indicó la juez originaria de China, Xue Hanqin.

Tomka añadió que “el interés de ser defendidos depende del gobierno mexicano, y si es que este Estado considere (apropiado acudir a la Corte Internacional) lo puede hacer siempre y cuando exista una base jurisdiccional en todo sentido, porque la Corte Internacional no puede tomar la iniciativa de intervenir en ciertos asuntos. Hasta ahora (no hay nada concreto) sólo es una retórica de la elección”.

Respecto a una pregunta sobre el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, aclararon que ningún organismo ha solicitado una consulta, y al no tratarse de un conflicto entre países ellos no tienen atribuciones y, en todo caso, existen organismos regionales especializados en esa materia, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos de San José, en Costa Rica.

Más acuerdos, menos guerras
Afortunadamente para la paz mundial, cada vez son más los países que acuden al auxilio de la Corte Internacional de Justicia para dirimir sus conflictos en lugar de detonar hostilidades bélicas, lo cual refleja una sólida confianza en el organismo; entre las que lo hacen de forma más frecuente están las naciones de Latinoamérica, señaló el juez Peter Tomka en la charla magistral.

“Durante los últimos 25 años se han incrementado los casos que se presentan ante la Corte Internacional. La confianza ha ido creciendo. Paulatinamente hemos visto un incremento en la aceptación de nuestra jurisdicción por parte de los Estados. México está dentro de la lista de 72 países que reconocen la jurisdicción de nuestra corte. Los países latinoamericanos han mostrado una gran voluntad de plegarse a nuestra jurisdicción y el número podría incrementar”, estimó Tomka.

Las dos funciones de la corte son la resolución de conflictos entre Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la emisión de opiniones técnicas para responder consultas del Consejo de Seguridad o la Asamblea General. Dijo que en 70 años han atendido cerca de 160 controversias entre naciones.

“Ahora tenemos aproximadamente 14 casos pendientes por resolver, es una gran demanda de trabajo. En cuanto a opiniones hemos emitido 27, parecen pocas para nuestra historia de siete décadas, pero hay años en que no hay ninguna y en este rubro no tenemos pendientes”, puntualizó.

A los académicos y alumnos les explicó la diferencia que hay entre la Corte Internacional y la Suprema Corte de los Estados Unidos o la de México, ya que el organismo del cual forma parte debe interpretar preceptos de alrededor de 300 convenciones internacionales y sus resoluciones, además de que requieren una minuciosidad casi quirúrgica y no son susceptibles de apelación.

“Nuestro reto es incrementar aún más el nivel de confianza. Que más países encuentren en nuestra jurisdicción la salida para solucionar sus controversias en paz. Resolvemos y logramos que los países alcancen acuerdos que casi siempre son positivos”, detalló.

Entre los casos más celebres que ha resuelto la Corte Internacional, están la controversia por delimitaciones marítimas entre Chile y Perú, Túnez y Libia, Nicaragua y Colombia y Estados Unidos y Canadá; así como la discusión por plantas de celulosa entre Uruguay y Argentina y la queja de Yugoslavia por actos cometidos por la  Organización del Tratado del Atlántico Norte en el conflicto bélico de Kosovo, entre otros.

Antes de esta conferencia en el CUCSH, los jueces de la Corte Internacional de Justicia compartieron puntos de vista en un dialogo con jueces y magistrados del Poder Judicial Federal, organizado en Guadalajara, en coordinación con la División de Estudios Jurídicos CUCSH. El encuentro se realizó en el Auditorio del Instituto de la Judicatura, extensión Mariano Otero, con sede en Guadalajara.