Comunidades en pro del medio ambiente

521

Pobladores de diversos municipios de Jalisco manifiestan su preocupación por la ecología. Lucía Méndez Buenrostro, habitante de Tizapán el Alto, asevera que “el deterioro ambiental nos está afectando a todos”.
Además de los problemas de migración y pobreza en dicho municipio, carecen de una adecuada recolección de residuos, por lo que son depositados en corrales, callejones, arroyos, parcelas y en el mejor de los casos basureros, con los efectos al medio ambiente y la salud, destaca un diagnóstico participativo comunal.
“En Tizapán el Alto son generadas 25 toneladas diarias de basura. Del total de desechos, 45 por ciento son orgánicos y 38 por ciento inorgánicos. De ahí, la importancia que no se está reutilizando ese material”, agrega Méndez Buenrostro, quien forma integra un grupo de mujeres que impulsa la empresa Reco-Reto.
Este es uno de los 22 proyectos generados a partir del Diplomado en Gestión de Micro emprendimientos productivos sustentables, impartido por la Universidad para la Cooperación Internacional de Costa Rica y el Sistema de Universidad Virtual (SUV) de la UdeG y presentados en el informe de actividades del Rector del SUV en fechas pasadas.
Reco-Reto ya realizó un programa piloto de recolección de basura en escuelas y con amas de casa. Ahora buscarán el establecimiento de un centro de reciclado, para lo cual presentarán el proyecto al municipio.
Un grupo de artesanos del poblado de Chiquilistlán, en la región Sierra de Amula, destacan que de la gran variedad de flora de la zona pueden obtener Otate y Ocochal para fabricar diversos productos sin afectar al medio ambiente y empleando sus recursos.
Joel Jiménez, de Atotonilco, explica que su proyecto consiste en el reciclado de llantas. Una de sus metas es recopilarlas, triturarlas y procesarlas a fin de emplearlas en la construcción de pisos para áreas de juegos, establos, tapetes, asfalto. Con esto, pretenden disminuir la contaminación y crear empleos en la zona.
La responsable de extensión del SUV Katia Preciado, destaca que estos proyectos no sólo son sustentables por que no impactan al medio ambiente, sino que son viables económicamente. “La Universidad es educación en todos los sentidos”. La intención final es brindar a la población herramientas, conocimientos, teoría y práctica para aprovechar la infraestructura, los recursos naturales para elevar el nivel de vida de las comunidades.