Charlie Charlie

    376

    Se ha puesto de moda entre adolescentes el juego de adivinación “Charlie, Charlie”, el cual no es más que, según diarios digitales, la promoción de una película próxima a estrenarse. En redes sociales circulan videos de jóvenes realizando el juego, los cuales pueden revisarse buscando en twitter con el hastag #charliecharliechallenge.

    De acuerdo a especialistas las personas recurren a prácticas adivinatorias al estar con incertidumbre, problemas y con necesidad de conocer el futuro. Prácticas que no son nuevas en el ser humano, sino que han estado presentes en todas las sociedades y culturas, desde la antigüedad, ejemplo de ello son los oráculos de Grecia, en referencias de Cicerón o las que acudían los romanos.

    Suicidios, estados de insomnio, paranoia son algunos de los síntomas que describen medios de comunicación que han sufrido las personas que juegan “Charlie, Charlie”, tanto que hasta exorcismos se practican. 

    Estamos en el siglo veintiuno y es interesante revisar como la sociedad no ha evolucionado ante este tipo de temas de la adivinación, ni con los estudios o investigaciones al respecto. ¿Será que la ignorancia no desparecerá? O ¿se comprueba que el exceso de información en internet confunde más a las personas?