Carla Morrison

135

Carla Morrison es uno de los fenómenos musicales más importantes de los últimos tiempos en México, situación que, con paso firme, comienza a extenderse por algunas regiones de Estados Unidos y distintos países de Latinoamérica.

Déjenme llorar, primer álbum de esta cantante y compositora, significa un antes y un después en su experiencia profesional, además de que le permite asegurar capacidad y destreza para aproximarse a diferentes públicos.

Morrison afirma tener un compromiso exclusivo con ella y con la música. “Intento ser coherente con mis decisiones”, dice la autora de “Duele” y “Me encanta”.

Cuatro nominaciones al premio Grammy Latino, representan la antesala para el festival Lollapalooza (Chile) 2013, escenario en el que la originaria de Tecate pondrá a prueba su trabajo.

Déjenme llorar

Sufrir por amor no pasa de moda, aunque algunos piensan que sentir nos hace frágiles. Con este disco aprendí a querer más mi trabajo. Soy una persona intensa. Siento todo al máximo, pero eso es bueno. Cuando canto, lloro. Creo que con mis canciones ayudo a la gente para que salga de sus propias situaciones. Eso me encanta. Todos pasamos por los mismos problemas. A todos nos rompen el corazón o todos quebramos un corazón. Este álbum me ayudó a comprender muchas cosas de mí.

Boom
Soy una cantante y compositora independiente. Sin embargo, ahora la gente me ve como si perteneciera al mainstream. Esta situación puede convertirse en algo estresante, pero, si tienes equilibrio en tu vida –o por lo menos tratas de tenerlo–, no pasa nada. Es sólo una oportunidad para reforzarme. Es como si peleara con cuatro personas al mismo tiempo, y sé que estoy lista para eso. Lo que me pasa es un mensaje de Dios. No tengo miedo.

Pop o rock
No me establezco en ninguno de estos géneros musicales. No trato de encajar en algo, y tampoco deseo quedar bien con nadie. Únicamente trato de quedar bien conmigo. Si en algún momento edito un nuevo disco –y lo sitúan dentro de cierto género–, que las personas lo llamen como quieran. Eso es lo que menos me importa. Lo que deseo es dar mi mensaje, y que la gente pueda cobijarse con el mismo. No me considero rebelde o arrogante: sólo creo que no deben existir prejuicios. Se trata de ser fiel con uno mismo.

Tatuaje 
El primero –en el brazo izquierdo– me lo hicieron antes del Vive Latino. Pasaba por una etapa fuerte. Este tatuaje representa una situación que nunca olvidaré. En mi vida ha ocurrido de todo, y eso es algo que agradezco a Dios. Luego fue este de arriba (en la espalda). Decidí hacerlo después de una crisis. Sufría ataques de pánico y de ansiedad. Significa una celebración para mí. El tatuaje del colibrí representa mi independencia, y las enredaderas me recuerdan mi feminidad. Me gusta ser mujer. El más reciente es la imagen de un acordeón que simboliza a México, y también a mi música.

Hecho en méxico
Me pareció un proyecto impresionante. Mi participación en esta película fue grabada hace dos años. En ese momento vivía en la ciudad de Tecate –tengo apenas un año en la Ciudad de México–. Recuerdo que veía las noticias y me cuestionaba por qué en México la gente es tan intensa, por qué pasa todo esto. Participé en esta producción en un instante en que no estaba bien informada. Antes de detectar verdaderamente la desigualdad que hay en México. De ahora en adelante no participaré en ningún medio que manipule la información de este país. Me molesta no haber estado informada suficientemente. La realidad es esa.

Compromiso
Pertenezco a una generación que no quiere más mentiras y manipulación. Como músico independiente, asumí la posición de no presentarme en ningún canal de televisión que no sustente la realidad. Esa es mi manera de apoyar como artista, como una persona que viene del pueblo y que le canta al pueblo.