Beneficios mutuos

    839

    En el marco del proyecto “Peraj, adopta un amigo”, estudiantes del Centro Universitario del Norte (CuNorte) ofrecerán a niños de educación básica, talleres individuales y colectivos para mejorar el rendimiento escolar en áreas como matemáticas y el pensamiento lógico, así como en la socialización de los menores.

    “El programa nos ha dado buenos resultados –comenta Eliseo Uribe Valle, coordinador de extensión del CUNorte–. Sin duda hacen falta apoyos, muchos alumnos y muchas becas, de tal manera que podamos atender la demanda que existe por acá. Trabajamos a tope. Los resultados los sabemos por los comentarios de los padres de familia, de los chavos que fungen como tutores, y también los vemos en los objetivos que hemos podido lograr en los avances que muestran los niños gracias a este programa”.

    Peraj es un programa nacional, por el que jóvenes estudiantes de licenciaturas de diferentes universidades sirven de tutores a niños de primarias o secundarias públicas, con el fin de apoyarlos para que alcancen un mayor potencial en sus estudios. El beneficio que reciben los jóvenes universitarios es la liberación de su servicio social. El proyecto busca que el asesoramiento sea personal, por lo que cada joven se presenta como un apoyo a un niño específico por medio de dos reuniones semanales, una individual el miércoles y otra grupal los sábados.

    En el Norte del estado de Jalisco, el proyecto ha alcanzado resultados debido a que es una zona que, en ocasiones, según comentan algunos investigadores como el caso de Andrés Fábregas, está descobijada y en la cual hay una población de origen wirárika: “Lo bueno es que tenemos alumnos en las primarias de estas etnias y también en el centro universitario, los cuales están participando en el proyecto. Esto beneficia a toda la región, pues hemos tenido la oportunidad de establecer esa comunicación, tanto de tutores como de alumnos de primaria”, comenta Uribe.

    Al proyecto se suman acciones de vinculación con las secretarias de Vialidad, con Protección Civil, con el afán de tener talleres en conjunto, para propiciar una cultura de la movilidad y de la prevención, entre otras, que refuerzan el proyecto, que cuenta con tres años en CUNorte.

    Las experiencias
    “Cuando recién había empezado el programa en esta zona, hubo niños que llegaban sin ganas de hablar ni platicar. Con el avance y la evolución que hemos tenido, todos los niños se han hecho más sociables, se han abierto a participar y muchos de ellos también han mejorado sus calificaciones en las escuelas. Creo que esas son de las gratitudes más grandes que nos ha dejado a quienes participamos en el proyecto”, comenta Jéssica Cárdenas Castellanos, responsable del área de servicio social.

    Con respecto a las actividades grupales, agrega que cada semana preparan un tema en específico del que se les pueda hablar, como el efectuado el pasado sábado, que trató de la globalización, argumento que toma fuerza a causa de las tecnologías y las comunicaciones en que “estamos inmersos”.

    Ana Luisa Vázquez Mota, coordinadora del grupo Peraj en Cunorte, comenta que “ha sido un programa que ha servido mucho para el crecimiento mutuo, tanto del tutor, como del niño apoyado. En este programa se reflexiona sobre temas como valores familiares para inculcarlos a los niños”.

    Artículo anteriorSamuel Meléndrez
    Artículo siguienteA La gaceta