Beneficios de las carreras STEM

1113

El acrónimo STEM (que proviene de las siglas en inglés de Science, Technology, Engineering and Mathematics), hace referencia a las carreras asociadas a estas áreas.

Aunque el término apareció a principios de los noventas como SMET, es en 2001 cuando la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos (National Sciences Foundation) lo cambia por STEM, y es utilizado para referirse a los campos profesionales o planes de estudio en este ámbito. Aunque el acrónimo ha trascendido a nivel internacional, existen distintas interpretaciones acerca de la aplicación de las asignaturas STEM, sin embargo, una definición que se ha venido utilizando con mayor frecuencia es la que adoptaron en el sur de Pensilvania, donde se define a las STEM como un “enfoque interdisciplinario, donde se acoplan los conceptos académicos rigurosos con el mundo real, mediante la aplicación de los estudiantes de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, en este contexto se establece la conexión entre la comunidad, la escuela y el trabajo”.

¿Cuáles son los beneficios de estudiar una carrera STEM? Distintos estudios sobre prospectiva laboral coinciden en el crecimiento de oportunidades en éstas áreas, dada la rápida transformación digital, el desarrollo de la automatización, la robótica, el internet de las cosas, big data, la inteligencia artificial y el comercio electrónico, entre otros. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) apunta que, para el 2030, el 80 por ciento de empleos desaparecerán y serán reemplazados por aquellos que tengan una formación STEM.

Otra bondad del desarrollo de habilidades en estas carreras es que se asocia a la innovación y el desarrollo de patentes con un evidente impacto en el crecimiento de los países para su desarrollo. En este mismo sentido, en el reporte El futuro del trabajo, 2018, emitido por el Foro Económico Mundial, se vislumbra el crecimiento de la apropiación de la tecnología en la industria en distintos países; en dicho reporte se menciona que para el 2022 la inversión de las empresas crecerá hasta en un 85 por ciento en la adopción del uso de big data y consideran que entre las diez principales competencias a desarrollar en el recurso humano serán el pensamiento analítico y la innovación, en primer lugar, y en cuarto lugar a la tecnología, diseño y programación, entre otras. A ellas habrá que agregar la resiliencia, la automotivación y la capacidad para trabajar en proyectos (a prueba y error) y el trabajo colaborativo.

Por su parte, ManpowerGroup, a través de la Encuesta de Escasez de Talento (2018), ubica entre los diez puestos con más demanda en México a los ingenieros químicos, eléctricos y civiles; operadores de maquinaria especial y técnicos en control de calidad, entre otros; mientras que el Observatorio Laboral Mexicano, con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) que realiza el INEGI, situó en 2018 entre las tres carreras mejor pagadas, a Ciencias Ambientales (21 mil 623 pesos), Química (19 mil 897 pesos) y Servicios de Transportes (17 mil 566 pesos). Mientras que el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), señala, con datos de la encuesta citada, que las tres carreras mejor pagadas son Medicina (17 mil 449 pesos), Electrónica y automatización (15 mil 109 pesos) y Ciencias Ambientales (14,320).

En este contexto, cabe mencionar que el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI) cuenta con el 12.25 por ciento de la matrícula de nivel superior de la Universidad de Guadalajara, para la cual el trayecto formativo corresponde a STEM, así que el desarrollo de los jóvenes se orienta a responder a las necesidades del mundo laboral, así como a la investigación aplicada para la resolución de problemas. Un mundo donde la tecnología, la automatización de los procesos, la transferencia y almacenamiento de la información, exige una rápida adaptación.

Promover las vocaciones para las carreras STEM es inaplazable, por lo que el CUCEI realiza diversas acciones de impacto para la promoción y vinculación con la sociedad, como es el caso del Programa “Ciencia para niños” con distintos talleres de interacción entre los niños y jóvenes con la ciencia para las áreas de la química, física, robótica y matemáticas, estos talleres son incluyentes y se llevan a cabo en las instalaciones del Centro Universitario, además en los eventos de Papirolas, en el CRIT y el segundo sábado de cada mes en el área infantil de la Biblioteca Pública del Estado Juan José Arreola.