Balance positivo

    128

    Luego de la primera semana de actividades de la XII Universiada Nacional, que tiene como sede la UdeG, el balance para esta casa de estudios es positivo, ya que todo marcha conforme a lo programado, tanto en el cuadro de medallas como en la tabla de puntuación.
    Para el titular de la Coordinación de Cultura Física de la UdeG, Jurgen Hunefeldt, a pesar del panorama positivo habrá que impulsar más algunas disciplinas.
    “El balance de nuestras selecciones se puede dividir en dos partes, una en la que esperábamos tener buenos resultados y los obtuvimos. La otra, el de los cuatro deportes que de antemano sabíamos que no íbamos a tener los resultados a un nivel muy competitivo, que es el caso específico de tiro con arco y handball, disciplinas en las que tendremos que trabajar más al igual que en el voleibol de playa y atletismo”.
    Explicó que en los deportes que están por disputarse, la UdeG hará un papel más protagónico en disciplinas como el ajedrez y karate, al igual que en las actividades de conjunto como basquetbol, futbol asociación y futbol bardas, en ambas ramas.
    “En términos generales, va bien, lo que sí hay que ver es que se dieron las cosas más o menos como se habían pronosticado, pero también hay que decir que dentro del pronóstico que teníamos en levantamiento de pesas y taekwondo se superó la expectativa”.
    En lo referente a otras disciplinas ya concluidas, los equipos de voleibol de playa quedaron fuera en la primera ronda, mientras que en handball –disciplina nueva en el programa de competencias– los varones quedaron eliminados en la primera fase y el equipo femenil en los cuartos de final.
    Despiertan ilusiones
    Uno de los deportes que ha mantenido una constancia en sus resultados a lo largo de su participación en la Universiada Nacional, es el de levantamiento de pesas, que en su última aparición logró cosechar dos medallas de oro, cinco de plata y cinco de bronce, con lo que terminaron en segundo lugar por equipos en ambas ramas.
    Pero esto es sólo el comienzo de un gran proyecto a futuro, a decir del entrenador de la selección universitaria César Abreu, quien señala que más allá del número de medallas obtenidas, lo deja satisfecho la participación de los atletas y la actitud de los dirigentes deportivos, quienes estuvieron al tanto de las actividades
    “En realidad fue un trabajo de conjunto muy bien matizado, pienso que las competencias deportivas son para establecer mejores vías de fraternidad y esto en las pesas una vez más se logró”.
    Explicó que la Universiada Nacional les deja como herencia la adquisición de equipo nuevo y un gran optimismo hacia el futuro, pues además están a punto de poner en marcha la escuela de iniciación deportiva en esta disciplina, que en nueve meses podría empezar a dar resultados.
    “Tenemos un grupo de jóvenes talentosos que en cuanto ingresen a la facultad será muy distinto a lo que hemos visto, yo siento que si continúa el apoyo estaremos aún mejor el año próximo. Todo se ha logrado a base de estar manteniendo el grupo de atletas y si sale uno ya tenemos otro listo para participar, ha existido cantera que nos suple las ausencias”.
    La próxima meta será superar lo realizado en esta justa deportiva en el 2009.

    Misión cumplida
    El taekwondo no sólo ayuda a la formación del carácter de quien lo práctica, sus impactos van más allá de los integrantes de un equipo que convive como familia. Los efectos también están en las tribunas, lugar en el que en cada competencia los familiares y amigos de los combatientes se dan cita para apoyar con pancartas, tambores y cantos a los exponentes de este deporte.
    La Universiada Nacional no fue la excepción y es que aquí la pasión del deporte es diferente, aquí el amor a la camiseta y los colores de la Universidad se llevan tatuados en el alma, aquí no hay mañana, el día de conseguir la victoria es sólo hoy y eso lo saben bien los integrantes del equipo UdeG de esta disciplina, que en cada pelea toman su tiempo para voltear a la tribuna y recibir de su gente esa dosis extra de energía para obtener el resultado, que al final es un segundo lugar por equipos en ambas ramas y una cosecha de dos medallas de oro, dos de plata y tres de bronce, con lo que se colocaron como uno de los equipos más destacados de la Universidad de Guadalajara.
    Para Aurora Casillas, entrenadora de este conjunto, el trabajo para llegar a la meta fue intenso, lleno de jornadas arduas, de entrenamiento y competencias deportivas. “Me quedo satisfecha por haber logrado los objetivos que habíamos establecido, se mejora la actuación del año anterior, en ese entonces comenzaba con un proceso, éste continúa y ahora vemos los frutos, los jóvenes han trabajado ocho meses sin parar, con campamentos y varios campeonatos de preparación y todo vino a consumarse en este triunfo para la UdeG”.
    Este fue el último año de participación en la Universiada para algunos de los integrantes de este equipo, debido a que culminan su ciclo como estudiantes, sin embargo asegura que ya se trabaja con los futuros representantes de esta casa de estudios.
    “Ya trabajamos con varios jóvenes, talentos nuevos, por lo pronto seguiremos preparando a los chicos porque algunos de ellos fueron preseleccionados para ser evaluados a finales de junio, para que puedan participar en el campeonato mundial de Belgrado”.