Arroz hecho en México

    363

    Una investigación transdisciplinar en la que se involucran tres instituciones educativas del país, entre éstas el Centro Universitario de la Ciénega (CUCiénega), desarrollaron cinco nuevas variedades de oryza sativa, comúnmente llamado arroz de grano largo delgado. La investigación fue liderada y financiada por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

    La creación de estos granos fue posible gracias al cruce genético de especies de arroz colombiano, con cuyas semillas hicieron varias pruebas de laboratorio para encontrar el grano más adecuado a las condiciones del país. Después realizaron experimentos, con los que se siembra o cruzan las semillas para evaluar las características de la planta y encontrar la más adecuada.

    “Seleccionamos el grano largo delgado de arroz que tuviera mejor adaptación al campo, para probar su calidad culinaria. En laboratorios especiales veíamos si tenía las características fisiologías y bioquímicas necesarias. Así elegimos las mejores variedades. Lo que hicimos fue un mejoramiento genético clásico”, explicó Alberto Julián Valencia Botín, profesor investigador del CUCiénega, quien participó en el proyecto por parte de la Universidad de Guadalajara.

    Además de él, colaboraron investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), y personal del Instituto Politécnico Nacional.

    La Sagarpa estima que México consume cerca de mil 100 toneladas de arroz al año y aproximadamente el 80 por ciento es importado; con esta innovación agroalimentaria se podrá cultivar en diversos estados este producto y con ello aumentarán las 179 mil  775 toneladas anuales que actualmente produce nuestro país.

    Valencia Botín se especializa en enfermedades de las plantas. Su trabajo durante la investigación fue prevenir que las principales patologías que atacan al arroz no se reprodujeran con facilidad en estas nuevas variedades. “Me tocó hacer un inventario de las enfermedades que existen, hacer pruebas en los estados de Morelos, Colima, Jalisco, Campeche y Veracruz, para medir la resistencia a estas enfermedades, y por último desarrollar un plan para tratar estas plantas si llegasen a enfermar”.

    Luego de cinco años de investigación fue posible crear las cinco variedades que pretendían con el proyecto. Todavía no han recibido nombre porque se encuentran en proceso de patente.

    Otra de las secuelas de la investigación fue la escritura del libro El arroz de México, del cual uno de los capítulos tiene como autor a Valencia Botín, además de una tesis de licenciatura. Ambos textos se encuentran en edición y serán publicados el año entrante.

    Beneficios para el consumidor

    Posiblemente durante el primer semestre de 2017 sea levantada la primera cosecha de estas nuevas variedades de arroz y pueda llegar al mercado durante el verano del mismo año.

    Hasta ahora todo el arroz de grano largo delgado es traído de Estados Unidos, por lo que con la producción autóctona los agricultores mexicanos podrán sembrar estas variedades y habrá menos dependerá de las importaciones.

    Este nuevo producto no ha sido adicionado con alguna carga de nutrientes extra a la que tiene un grano de arroz normal, y tampoco se trata de una cosecha transgénica. Es un producto cien por ciento natural que tiene una buena calidad culinaria. El grano largo delgado permite una cocción más rápida.

    Durante la producción de estos nuevos materiales de arroz se contó con la participación de la industria y los productores de arroz, quienes garantizaron que el sabor y calidad de los nuevos es igual o mejor a la del producto traído de Estados Unidos.