Alternativas de compra

    571

    En las redes sociales se convoca a la sociedad a no consumir productos en tiendas de servicios cuyo origen sea estadounidense, todo como una protesta por las iniciativas en contra de México impuestas por el ahora presidente Donald Trump. Si bien es cierto que es indignante lo que ocurre desde la Casa Blanca, al seguir esta tendencia de no comprar en tiendas de origen gringo, se pierde la perspectiva de que allí, en esos establecimientos, trabajan muchos mexicanos. Es verdad, lo mejor es consumir productos mexicanos, siempre y cuando cumplan con la calidad que requiere su costo; lo mismo debe exigirse a los productos que vendan las tiendas internacionales establecidas en México. Lo que no impide que en unas y otras haya productos de mala calidad.

    Ser selectivo no debe responder a una protesta, pues también se podría caer en un nacionalismo simplón, como el de Trump. Y los nacionalismos son fatales, pues llevan al fascismo y los gobiernos totalitarios son tremendos. Aquí mismo en nuestro país vivimos un fascismo, no hay otra forma de mirar al gobierno en turno y sus iniciativas. Es, como han dicho, una tiranía casi igual que la que ha iniciado Trump la que mantiene Peña Nieto. No confundamos, pues, en las tiendas de convivencia y de consumo internacionales trabajan nuestros amigos, nuestros hijos y hasta podríamos trabajar nosotros mismos. Sí, consumamos lo nacional, pero porque sea de una buena calidad, la misma que debemos pedir a los productos internacionales.