Al pueblo de Jalisco

    352

    En un hecho histórico que no tiene precedentes en la historia moderna de Jalisco, gracias a la presión popular que ejerció la Federación de Estudiantes Universitarios, ONG’s, partidos políticos, el clero, sindicatos, legisladores, cámaras empresariales, y la sociedad en general, logramos que el gobernador del estado de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña, diera marcha atrás al injustificable aumento al transporte público, evitando con ello un duro y artero golpe a la economía de las familias jaliscienses.
    Por este motivo, la marcha contra el aumento que estaba programada para el lunes 14 de febrero, fue suspendida hasta nuevo aviso.
    Reconocemos la sensibilidad del señor gobernador para aceptar que se equivocó al aprobar un desmedido aumento a las tarifas, y sobre todo, que haya retomado la propuesta que realizó la FEU para que la responsabilidad de aprobar los aumentos ya no recaiga en una persona, sino que sea un cuerpo colegiado y representativo de los distintos sectores sociales, el que con base en criterios estrictamente técnicos, revise las tarifas para el transporte público y en última instancia, apruebe o desapruebe posibles aumentos.
    Demandamos la inmediata constitución de dicha comisión, la cual por ningún motivo deberá tener la finalidad exclusiva para revisar y decretar futuros incrementos a las tarifas, si no por el contrario, esta comisión deberá trabajar ardua y constantemente por la reestructuración integral en la prestación del servicio tal y como lo hemos venido planteando desde el inicio de las jornadas de resistencia civil.
    Sería un error constituir una comisión que resulte ser la que valide en descarga de la responsabilidad del ejecutivo del estado el incremento tarifario, y solo sea una estrategia electorera para limpiar la imagen del mandatario y hacerse un traje a la medida con una comisión a modo, incluyendo solamente a sectores que en este intento de incremento se manifestaron a favor del mismo.
    Por el contrario, los estudiantes universitarios representados por la FEU, las organizaciones en pro de discapacitados y personas de la tercera edad, así como los sindicatos de trabajadores independientes y la Universidad de Guadalajara, deben indiscutiblemente formar parte importante de la misma, para garantizar que la ciudadanía y los verdaderos usuarios del servicio estén representados. Cualquier intento de exclusión de estas organizaciones agravará más el conflicto y nos convocará a llamar a una nueva movilización.
    Reiteramos nuestro compromiso con la comunidad estudiantil y la sociedad jalisciense en general, como una organización estudiantil de vanguardia que hace suyas las demandas del pueblo de Jalisco y que como en este caso, triunfa ante su cometido, ante la negligencia y la necedad de los gobernantes.
    Seguiremos luchando hasta conseguir un transporte público seguro, de calidad y a un precio justo.
    Exhortamos al gobierno del estado a que asuma su responsabilidad de una vez por todas y comience a trabajar en el reordenamiento de rutas, renovación de unidades, ampliación de horarios de servicio, mejora salarial y capacitación a los choferes, entre otras cuestiones. No descansaremos hasta obtener una solución integral al transporte público. Urgimos al ejecutivo a que se dé una lucha frontal contra la creciente corrupción de funcionarios públicos que asfixia a los transportistas y a que absorba el costo del descuento del 50 por ciento para estudiantes, personas de la tercera edad y discapacitados, en cumplimiento de la ley. Demandamos que de inmediato se otorgue en todos y cada uno de los municipios de Jalisco.
    Sin lugar a dudas, el movimiento que dio marcha atrás al aumento en las tarifas, se consolidará como un parteaguas en las relaciones entre el ejecutivo del estado y la sociedad civil organizada, ya que los jaliscienses, en adelante, no permitiremos un nuevo atropello contra los intereses del pueblo.

    * Presidente de la FEU.