Al borde del abismo por el agua

    287

    En el mundo, la escasez de agua es un serio problema,  ya que mil quinientos millones de seres humanos no tienen acceso a ella. Tanto es así que treinta y cuatro mil personas están condenadas a morir diariamente. De hecho, cada ocho segundos muere un niño por padecimientos asociados a la falta del vital líquido.
    Pero la catástrofe apenas comienza. La contaminación de los principales ríos y lagos del mundo, la deforestación y desecación de pantanos y ciénagas, la urbanización galopante y la sobreexplotación de mantos freáticos, entre otras agresiones a la naturaleza  presagian escenarios apocalípticos.
    Incluso se habla de enfermedades relacionadas con la mala calidad del agua: cólera, tifoidea, disentería, hepatitis A y E, entre otras, como principales causas de mortandad en el mundo, por encima del sida.  
    Esta situación es alarmante ya que las necesidades de líquidos  crecen de manera exponencial, pero no así las reservas de agua. Se calcula que en diez años en la Ciudad de México los recursos hídricos estarán agotados.
    Esta grave situación se puede aminorar si hacemos conciencia del cuidado del agua, ya que es un recurso vital que puede causar otra guerra mundial.