Al alza la carne de conejo

    718

    A diferencia de otras especies, la carne de conejo produce diversos beneficios al ser humano, gracias a su alto valor nutrimental y poco porcentaje de grasa, lo que la convierte en una alternativa para la alimentación.

    Con su investigación titulada “Agregar valor a la carne de conejo, elaborando productos cárnicos funcionales en apoyo a una alimentación saludable y a la cunicultura”, la maestra Laura Estrada Pimentel, investigadora del Centro Universitario del Sur (CUSur), busca dar a conocer a la comunidad las bondades que tiene la carne de conejo como valor nutrimental, ya que al menos en el estado de Jalisco no se consume con regularidad y las amas de casa no la toman en cuenta como parte de la dieta diaria.

    “Somos un país que tiene el primer lugar en obesidad infantil y el segundo en adultos. Esto me hizo empezar a hacer estudios sobre las características de la carne de conejo, para comprobar el valor nutrimental y estimular a los productores, para que haya mayor cantidad de producto en el mercado, a un precio accesible, en beneficio de todos. Esta carne es un producto que por sí tiene un carácter funcional”.

    De acuerdo con la investigación, la carne de conejo tiene un alto porcentaje de proteína, entre el 20 y 22 por ciento; un 3.5 por ciento de hierro y únicamente un tres por ciento de grasa, además de que contiene taurina, que es un aminoácido con una actividad importante en el cerebro, el sistema nervioso y el corazón, que facilita la digestión y aprovechamiento de esta carne.

    “Quien la consume periódicamente, aumenta su cantidad de hierro y eso disminuye los problemas de anemia, sobre todo en los niños, en personas que tienen problemas de digestión, de dentadura, porque es más blanda. En materia de toxinas, contiene menos. Además, cuenta con la capacidad de reproducción rápida y nos puede proporcionar una buena cantidad de carne, sin explotaciones tan costosas. Tampoco se utilizan promotores de crecimiento”.

    En cuanto a la manera de sensibilizar a la población, que en su mayoría está acostumbrada al consumo de res, pescado, cerdo y pollo, para que tomen en cuenta esta alternativa, señaló que esto se conseguirá brindando a la comunidad información oportuna.

    “En materia de costo, no es más bajo que el de otras, pero si comparamos costo con beneficio nutrimental, la carne de conejo es mejor opción”.

    Esta investigación fue seleccionada como mejor trabajo de la sesión de alimentación y salud, de la XII Conferencia internacional sobre ciencia y tecnología de los alimentos (CICTA-12), que tuvo efecto del 13 al 17 de mayo, en La Habana, Cuba y donde presentaron 460 proyectos, situación que compromete a la académica a seguir trabajando.

    “En la convocatoria señalaron que el mejor de los trabajos de cada una de las áreas será seleccionado para su publicación en una revista internacional. Cuando entró mi proyecto y fue seleccionado como el mejor, me dio una gran satisfacción. Esto me compromete a seguir adelante. Siempre termino un proyecto y digo aquí paro, pero después de esto me doy cuenta que no hay tiempo para descansar. Es un incentivo para salir adelante”.

    Expresó que como una de las actividades para promover el consumo de esta carne, en el taller de cárnicos, del Centro Universitario del Sur, ya elaboran productos (jamón y salchicha) de carne de conejo, puesto que son demandados por la comunidad universitaria y la población en general.