Agresiones a menores

    367

    En nuestro estado, dos de cada 10 personas sufrieron una agresión sexual entre los 4 y 12 años, cifras que manifiestan la realidad de este fenómeno.
    Ello dice que puede ser víctima de agresión sexual cualquier menor, de cualquier edad o género. No existe un perfil o característica específica que determine la ocurrencia de la agresión en un tipo de niño o niña y en otros no. Se da en todas las clases sociales, de cualquier orientación religiosa, nivel socioeconómico y afecta a menores de diferentes edades.
    Debemos evitar que los menores a nuestro cargo pasen por este tipo de situaciones, incrementando sus conocimientos y proporcionándoles pautas de relación positivas, de autocuidado y autodefensa.
    Para que los padres sean capaces de proporcionar tal instrucción, primero deben no negarse a pensar que pudiera sucederle a sus hijos y luego capacitarse, ser instruidos en el correcto manejo de la agresión sexual a menores, enfatizando su prevención, dotándolos de estrategias que enseñen a sus hijos a cuidarse y defenderse, además de saber reconocer los signos y síntomas que presente un menor y que pudieran ser indicadores de que el mismo está siendo víctima de tales agresiones y así, si sucedió inadvertidamente, denunciar el hecho a las autoridades y solicitar la ayuda psicológica pertinente.

    Artículo anteriorMarcelo Arriola
    Artículo siguiente700 años en degradarse