Agencias de viajes para rato

97

A pesar de que las nuevas reglas del juego impuestas por Aeroméxico y Mexicana (venta directa al público y vía internet), perjudican el negocio de las agencias de viajes, éstas aún están lejos de desaparecer, ya que se encuentran en proceso de transformación para depender cada vez menos de las comisiones por venta de boletos de avión.
El presidente de la Asociación mexicana de agencias de viajes (AMAV), Juan Pérez García, explicó que las agencias de viajes atraviesan por un momento difícil por las bajas comisiones que pagan las dos aerolíneas más importantes de México, y porque los clientes pueden tener acceso a promociones más económicas vía internet.
De hecho, las ventas en las agencias han disminuido hasta un 30 por ciento. Las más afectadas son las medianas y grandes, pues las pequeñas se han multiplicado y tienen gastos de operación menores, pero “conforme descubren cuál es la situación, no duran mucho en el sector”.
“Muchos estamos subsistiendo con un gran esfuerzo. La AMAV está compuesta por 50 socios, quienes son dueños de 120 agencias de viajes. Casi la mitad de los socios quieren cerrar su negocio, pero no se deciden a dar el paso. Hacen intentos por salir adelante”, subrayó el empresario.
En su opinión y pese a todo, el futuro de las agencias de viajes es promisorio. “No desapareceremos. Simplemente nos estamos transformando, de manera que poco a poco dejemos de depender de las ventas de boletos de avión para nuestra subsistencia”.
El número de agencias en la zona metropolitana de Guadalajara ha subido. En 1997 había un censo de 200. Ahora son más de 300, en su mayoría, pequeñas y medianas.
Destacó que una buena estrategia es la especialización en torno a los destinos. “Hay agencias dedicadas al turismo alternativo, al religioso, de playa o ciudades coloniales”, además del turismo en grupos.

Promueven el turismo nacional
La importancia de estas agencias en México radica en que promueven el turismo nacional, advirtió el presidente de la AMAV.
“Si no lo hiciéramos, muchas de las personas que quieren viajar optarían por ir al extranjero, lo que repercutiría en la economía nacional”.
Industrias como la hotelera dependen para su subsistencia de estas empresas, ya que no todos los hoteles cuentan con la infraestructura necesaria para promocionarse en el país.
Tan solo en Jalisco, según cálculos de Pérez García, cerca del 50 por ciento de la ocupación hotelera en Guadalajara y Puerto Vallarta existe gracias a las agencias de viajes.

Ley de Herodes a las agencias
De acuerdo con Pérez García, el 60 por ciento de las ventas en el sector proviene de los pasajes de avión.
“El problema es que las líneas aéreas están en manos de gente joven, que le apuesta mucho a internet y a la venta directa al público. Creen que ellos pueden colocar todos los boletos sin necesidad de intermediarios: tal parece que su objetivo es desplazarnos”.
Mexicana y Aeroméxico solían vender en forma directa solo un 10 por ciento del boletaje, sin embargo, en los últimos tres años recuperaron hasta un 25 por ciento de las ventas y calculan que en un lapso de cinco años comercializarán directamente un 50 por ciento.
¿La estrategia? Pagar comisiones mínimas por boleto de avión adjudicado y motivar al usuario a comprar el suyo en la aerolínea. De 1997 a la fecha la tasa ofrecida a las agencias de viajes descendió a uno por ciento.
Las grandes compañías, con más de 20 empleados, reciben el cuatro o cinco por ciento sobre las ventas, pero con la condición de que estas vayan en aumento, de lo contrario la recompensa es la misma: uno por ciento.
“Ellos nos piden que aumentemos el nivel de ventas un 15 por ciento con relación al mismo mes del año anterior. Si en marzo de 2004 una agencia de viajes vendió un millón de pesos en boletos, está obligada a vender un 15 por ciento más en marzo de este año.”
Lo más seguro es que en 2005 las agencias de viajes no puedan cumplir con esta meta. “Cada año incremento mis ventas un dos, tres, cuatro por ciento, según lo que crezca la economía, pero no puedo subir un 15 por ciento de la noche a la mañana”.
“En 2003 mis ventas subieron en un 40 por ciento, porque había dejado de venderles. Me solicitaron que les colocara más boletos en el mercado y prometieron pagarme. El año pasado me pidieron que vendiera un 15 por ciento más, pero ya no pude, me quedé abajo de la meta. Este año quieren otro 15 por ciento, lo que es imposible”.
Mientras que Mexicana y Aeroméxico otorgan comisiones del uno por ciento, empresas como Aerocalifornia y Aviacsa dan el 10 por ciento. Como es evidente, para las agencias de viajes resulta más provechoso vender pasajes de las dos últimas, pero muchos clientes no quieren volar con esas compañías, afirmó el gerente de la Agencia de viajes de la UdeG, Francisco Caro Gutiérrez.
No ayuda el hecho de que pueda salir más barato adquirir un boleto por internet que en una agencia. El club Premier de Aeroméxico es una táctica encaminada al aumento de la venta directa.
Caro Gutiérrez explica: “para inscribirse, el cliente debe proporcionar a la línea aérea todos sus datos, domicilio, teléfono y correo electrónico. Más tarde le envían correos con promociones, descuentos y rebajas. Directamente”.