A legislar redes sociales

87

El caso de la filtración de datos de usuarios de Facebook a la empresa Cambridge Analytica, no debe ser motivo de paranoia entre los usuarios de la red social, pero sí motivar a la exigencia de una legislación que regule el accionar de este tipo de empresas con alcance global, aseveró el profesor investigador de la UDGVirtual, Juan Larrosa Fuentes.

“Debemos tomar una postura crítica y que esto se traslade a acciones más políticas, como estar informado de lo que está pasando y en algún momento debatir públicamente estos temas; que haya diálogos e incluso exigencias con las autoridades, principalmente con los legisladores para que puedan regular”.

Explicó que las comparecencias del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ante el Senado de Estados Unidos, ocurridas en semanas pasadas, son evidencia de que los legisladores no conocen sobre la complejidad que representa la empresa en el ámbito mundial.

“Los legisladores en Estados Unidos están considerando crear un reglamento, pero el tema es difícil, porque es muy diferente a la legislación que se hizo en el siglo XX para regular industrias como la televisión, la radio o la prensa”.

El especialista agregó que las campañas electorales en México “serían un momento muy importante para que, como ciudadanos, se exija a quienes se están postulando para diputados y senadores a que tomen cartas en este asunto”.

Para el experto en temas de comunicación política y periodismo, este caso sienta precedentes para comenzar a pensar en regulaciones políticas globales, ya que, según explicó, hasta ahora las ha habido orientadas a la economía y no en el terreno de la comunicación.

Larrosa Fuentes agregó que la noticia de la filtración de datos “no es una sorpresa, porque es algo que ya se sabe que los datos personales de los usuarios son compartidos y vendidos de muchas formas por Facebook”. Sin embargo, es grave, ya que “están lucrando con nuestra información y que están participando en procesos políticos”.

Como usuarios de las redes sociales —agregó Larrosa Fuentes—, se debe tener cuidado en lo que compartimos, y leer las condiciones aceptadas por el usuario.

“La única manera de estar a salvo de todo esto sería desconectarnos de internet y aun así no nos podríamos escapar completamente del sistema, porque estas empresas han creado algoritmos para obtener datos de esas personas que no están en la red, a través de la inferencia”.