Ubicado en el Núcleo del Agua Azul, este recinto es uno de los más importantes para el desarrollo de las artes escénicas en Jalisco y en México desde 1961.

Te invitamos a conocer su historia y que compartas algunas de tus experiencias para inmortalizarlas en un libro para la posteridad.

PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN

El 6 de diciembre de 1960 fue inaugurado este recinto, joya del movimiento moderno arquitectónico de Guadalajara. Creado por Erich Coufal (1926-2021), en el Núcleo del Agua Azul, fue el primero de la ciudad que cumplía con los requisitos programáticos de un buen teatro: isóptica, acústica y aislamiento lumínico.

“No existían foros adecuados para la creación de las artes escénicas en su conjunto, se comenzaba a dar el maridaje del teatro y la danza y en la ciudad no teníamos los espacios ad hoc para esas prácticas”, explicó Efraín Franco Frías, académico del CUAAD.

Al ingreso, se erige imponente La Tragedia y La Comedia, del escultor Olivier Seguín, y en el vestíbulo luce el mural Alegoría del teatro mexicano, del pintor tapatío Gabriel Flores.

La primera obra que se presentó fue Las alas del pez, por parte del grupo Arcos Caracol, dirigida por José de J. Aceves y escrita por Fernando Sánchez Mayans, el 12 de enero de 1961.

LAS CAMPAMOCHAS

Los edificios del austriaco Erich Coufal se caracterizaron por entrar en diálogo con las artes plásticas, por lo que el proyecto para la construcción del teatro consideraba una escultura monumental que recibiera al público.

“Se hizo una convocatoria y el ganador fue el escultor francés Olivier Seguín. Y su propuesta es una escultura que rompe con lo convencional, es una mole, dos figuras que representan a la tragedia y la comedia, pero en concreto”, relata Efraín Franco.

Se dice que la estructura del Teatro Experimental es como dos brazos abiertos, que reciben al visitante, que se encuentra con la obra abstracta La Tragedia y La Comedia

“La gente y la comunidad teatral y artística de Guadalajara, siempre creativa, dijeron: ‘Esto más que ser la comedia y la tragedia parecen dos campamochas’. Y desde entonces, desde hace 60 años, las conocemos como ‘Las Campamochas’”.

DETRÁS DE UNA PINTURA POLÉMICA

Mural Alegoria del Teatro Mexicano de Gabriel FloresAlegoría del teatro mexicano es la obra que destaca en el vestíbulo del teatro, en la que Gabriel Flores plasmó una visión grecolatina y prehispánica. 

En la pintura se muestra a un hombre sacrificado, cuyo corazón se ofrenda a Quetzacóatl, dios que representa al arte, la cultura y la ciencia.

A un costado está una máscara que usaban los tlatoani, quienes tenían el dominio de la palabra.

Al lado del cuerpo se erige una espada, que representa la justicia y el poder.

Cuando se inauguró el mural estaba esa mujer desnuda y la sociedad tapatía se sorprendió y horrorizó al verla, e hicieron protestas ante las autoridades; al grado que el pintor se vio obligado a modificar la pintura y la tuvo que cubrir”, relató Efraín Franco Frías.

“Pero además, Gabriel Flores agregó un sátiro, como un diablillo, que aconseja, susurra y que censura. Dicen los que saben, que el modelo fue el maestro universitario, cofundador de la escuela de Artes Escénicas, Paco Aceves, amigo íntimo de Gabriel Flores”.

En el mismo vestíbulo se ostentan, en letras doradas, los nombres de actores, músicos y dramaturgos jaliscienses, que han sido hitos de la creación escénica.

Créditos:

Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografías: Abraham Aréchiga, Gustavo Alfonzo, Archivo Teatro Experimental de Jalisco
Diseño web: Fernando Ocegueda
Video: Jéssica Cruz y Leopoldo Garnica