Voto nulo, entre inconformidad y equivocaciones

Anular el voto puede ser una forma de manifestar el rechazo hacia las autoridades, pero también se puede dar de manera inconsciente por errores en la marcación de las boletas. En ambos casos, esta práctica tiene implicaciones en el proceso electoral

925

Anular el voto puede ser una forma de protesta ante el sistema político y gubernamental, pero también un resultado del desconocimiento de muchas personas con respecto a la forma en cómo deben votar.

José Antonio Elvira de la Torre, profesor del Departamento de Estudios Políticos y Gobierno, del CUCSH, explica que es común que los ciudadanos piensen en marcar todas las casillas, la boleta electoral completa o bien, escribir frases en ella como una manera de mostrar su inconformidad por las autoridades gubernamentales o porque no se sienten representados por ninguna expresión política.

El académico aseguró que esta decisión depende de cada persona y no puede juzgarse como válida o errónea, pero es importante saber que tiene implicaciones directas en la elección.

Una de ellas es que esa boleta con voto nulo sí será contada en el escrutinio final, pero no tendrá ningún valor para elegir a un representante y, por otro lado, será eliminada en el conteo, en el que los partidos más pequeños deben lograr tres por ciento de la votación mínima total que se requiere para mantener su registro a nivel estatal o federal.

“El voto nulo es una forma en que tus expectativas, demandas y necesidades no se representan».

«Con la libertad que cada elector tiene es necesario pensar muy bien si quiere ser representado, aunque sea de manera imperfecta, pero al menos tener algo cercano a lo que creemos y pensamos que deben ser las tareas gubernamentales”, indicó.

Por otro lado, el voto anulado se hace de manera inconsciente y es un problema que sucede desde 2014, principalmente con la reforma electoral que permite las coaliciones entre partidos políticos y que hacen que una persona se confunda cuando está frente a la boleta.

“La otra es cuando te equivocas y marcas varios casilleros de partidos políticos y no van en coalición, automáticamente ese voto se va a anular. Hemos visto en los últimos procesos que los partidos tratan de decir en su publicidad que votes por ellos, aunque formen parte de una coalición”, explicó.

Cuando se hace de manera correcta y se marca el casillero de un solo partido, el voto cuenta para elegir a la coalición y también para representación proporcional de ese partido, para que mantenga su registro y el financiamiento público; en cambio si votas por todos los casilleros de la coalición ese voto se va a distribuir en pequeñas partes, es decir se divide un voto entre el número de partidos aliados.

Elvira de la Torre enfatizó que es errónea la creencia de que los votos anulados se contabilicen automáticamente para el partido en el poder ya sea a nivel estatal o federal, si no que se consigan como votos nulos en el acta o la manta de resultados que se coloca en la casilla electoral.

Incluso, el Tribunal Federal Electoral definió que los mensajes negativos escritos en la boleta contra un partido no deben contabilizarse, pues es una clara muestra del rechazo del elector a esa expresión política, recordó.