Urge reformar Ley Federal de Radio y Televisión

463

Decirle “mamón” a John Lennon en una plática imaginaria, en su programa de radio, La chora interminable, además de utilizar palabras como “puñeta”, fue el motivo para que Radio Universidad –estación que transmite el programa de los moneros Jis y Trino–, fuera objeto de una “observación” emitida por la Secretaría de Gobernación.
El oficio refiere que el 15 de octubre, la Secretaría de Radio y Televisión “detectó transgresiones en materia de corrupción de lenguaje” por parte de los conductores de La chora interminable, Jis y Trino, a pesar de que la misma dependencia no tiene claras cuáles son las palabras que corrompen el lenguaje, puesto que la actual ley y sus reglamentos no han sido actualizados desde hace más de 40 años.
“Esta observación de parte de la Secretaría de Gobernación no especifica la forma concreta en que los comunicadores Jis y Trino transgreden el uso del lenguaje. Por parte de la autoridad no hay un documento específico que señale qué conceptos, qué palabras son las que deben utilizar los medios de comunicación y los comunicadores”, opinó la directora de Radio Universidad de Ocotlán, Claudia Contreras.
De igual manera, el profesor de la licenciatura en comunicación pública, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Juan Carlos Núñez, habló sobre la regulación de contenidos e indicó que la causa de este apercibimiento es trivial e irrelevante. “Me parece que es importante el tema de la autorregulación de los medios. La regulación de los contenidos es un tema complejo, porque los límites no están siempre demasiado claros. En qué momento una expresión resulta ofensiva, en un ámbito donde el gobernador nos mienta la madre. Me gustaría saber si él también recibió un apercibimiento”.
La Segob indicó que “las responsabilidades de las concesionarias y permisionarias de radio y televisión son comunes en materia de contenidos”. Sin embargo, hay quienes, como el doctor Roberto Castelán, rector del Centro Universitario de Los Lagos, dudan que se cumpla dicha afirmación.
“Hay una doble moral. Por un lado, tanto Televisa como TV Azteca, se levantan como defensores de la tradición familiar, pero en realidad, avalados por el mismo Estado, se convierten en las peores formas de expresión de una cultura. Obviamente hay una hipocresía. Creo la secretaría ni siquiera revisa los contenidos de Televisa y no tendría porqué hacerlo tampoco”.

Urge reformas a la ley
Algo en lo que coincide la mayoría de los comunicadores o trabajadores de la comunicación, es la necesidad de una verdadera reforma a la Ley de Radio y Televisión, que como en estos casos, se ve superada por la realidad actual.
“Creo que es momento de hacer una revisión de la ley, porque resulta, a estas alturas, complejo el tema de la censura. Quién lo va a decidir, en qué momento sí y de qué manera pretenden aplicar (sus criterios), pues estos artículos parece que están resultando inoperantes”, señaló Juan Carlos Núñez.Igualmente, la comunicadora Claudia Contreras, considera que esta es “una ley que requiere de modificaciones”.
Luz Elena Castillo, directora de la Red Radio Universidad de Guadalajara, hizo un llamado urgente a las autoridades competentes, para que de una vez por todas, incluyan y diferencien dentro de la Ley Federal, a las emisoras permisionadas y entre sí, las radiodifusoras universitarias, comunitarias, indígenas, culturales y educativas.
Propuso la elaboración de un reglamento específico que les permita comercializar y tener un pequeño margen de operación y autonomía financiera, para generar más productos radiofónicos educativos y culturales, y remunerar de una forma digna a los creativos y comunicadores que hacen posible esta tarea radiofónica en nuestro país.