Universitaria en combates internacionales

420

Con ocho peleas como profesional, dos de ellas internacionales, en la disciplina de artes marciales mixtas, Saray Orozco, entrenadora de la selección de lucha de la Universidad de Guadalajara, continua su preparación para seguir escalando posiciones en la clasificación mundial.

Después de nueve años en este deporte comenzó directamente en el profesionalismo, sin pasar por la etapa amateur. “Cuando yo debuté no había amateur, empecé en ligas pequeñas, sí reconocidas pero sin tanto auge, y poco a poco fui subiendo de compañías, empresas y ligas que abarcaban más estados”.

Su primera pelea internacional fue en Japón, con una de las empresas más importantes de Asia: Rizin, que es donde principió esta disciplina, y se convirtió en la primera mexicana en pisar ese escenario.

Su segunda pelea la disputó hace poco más de 15 días, como parte de la liga de Combate Américas, que está posicionada dentro del continente como una liga muy importante, ya que cada fin de semana tiene eventos en distintos lugares de América.

“Fue contra Silvana Gómez, de Argentina, ella tenía un año de estar fuera por lesión, estaba posicionada en el mejor ranking de su país, se vino a entrenar a México, yo sabía que es una peleadora muy fuerte, contúndete, dura y que me iba enfrentar a una rival difícil. Me preparé muy bien y la pelea, aunque no fue un resultado a mi favor, se desarrolló de una manera interesante, pensaron que me iba a ganar rápido, yo la verdad iba segura, no sentí nervio, me sentí muy bien, tuve errores que se deben de trabajar, pude ver mil formas de haber cambiado el resultado y, ahora, a aprender de eso y de lo bueno y seguir entrenando para la próxima”.

La egresada de la licenciatura en Cultura Física y Deportes explicó que nunca ha tenido una rival  fácil y siempre ha enfrentado a combatientes con más records y experiencia.

Para ella ahora viene un periodo de descanso y recuperación para posteriormente seguirse preparando para sus próximos compromisos.

“Sigue recuperarme, este año tuve tres peleas, el cuerpo pide descanso, pero sigo entrenando. Me queda una pelea pendiente en Japón a inicios del siguiente año y espero que después de ese combate me den un contrato más amplio, ya que este fue por dos peleas. Por parte de Combate Américas, la meta es también obtener un contrato, ya que puedo pertenecer a las dos compañías”.

El sueño de Saray Orozco es seguir creciendo en el deporte, ubicarse entre las mejores y pelear por un campeonato.