Una prueba que salva

527

El cáncer de próstata es curable hasta en 95 por ciento de los casos si se detecta y recibe tratamiento oportuno, sin estar avanzado, informó el doctor Jaime Becerra Cárdenas, médico adscrito al servicio de urología del antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, quien señaló que el año pasado dicho servicio atendió 10 mil 247 consultas, de los cuales 425 pacientes fueron de cáncer de próstata y 75 de ellos registrados como casos nuevos.
El cáncer se produce cuando las células prostáticas mutan y se multiplican de forma descontrolada. Incluso puede expandirse a otras partes del cuerpo en fases avanzadas. Destacan entre sus principales síntomas: ardor al orinar, dolor, urgencia urinaria, dificultad para la micción y orinar con sangre, aunque al principio el cáncer puede ser asintomático.
Del total de consultas otorgadas por el servicio de urología del antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde durante 2011, la primera causa fue la hiperplasia prostática, con 4 mil 16 casos. Posteriormente, infección de vías urinarias, con mil 276 casos. Luego cálculo de riñón con cálculo de uréter, con 919.
Aunque se investigan las causas del cáncer de próstata, además de la edad, también influye la genética, por lo que se recomienda un examen médico a los 45 años o antes, si el paciente presenta los síntomas ya mencionados o tiene antecedentes familiares.
“Normalmente si el padre tuvo cáncer de próstata, se debe hacer un estudio de antígeno prostático sanguíneo a los 40 años, además de una revisión mediante tacto rectal por el urólogo, ya que de esta forma podemos detectar más casos”, añadió el especialista.
Hay dos formas de tratamiento: médico y quirúrgico. Este último es cuando el cáncer está localizado y en caso de que presente avances, se agrega radioterapia.
“Cuando un cáncer nada más está localizado en la próstata, se hace una cirugía radical de próstata, es decir, una cirugía abierta, en la que se quita toda la próstata, los ganglios, las vesículas seminales. Es una cirugía curativa de 90 a 95 por ciento. Cuando el paciente está en etapa avanzada y afecta otros órganos del cuerpo, se le tiene que hacer un bloqueo hormonal, pues el cáncer es dependiente de la testosterona, que es la hormona masculina producida por los testículos y las glándulas suprarrenales”.
Para Becerra Cárdenas, lo más importante es la detección oportuna, por lo que invita a la población masculina a realizarse el examen médico, necesario a partir de los 45 años o antes si hay antecedentes familiares o síntomas, y estar al pendiente de cualquier manifestación o molestia en la vía urinaria.