Una educación con compromiso

231

Durante los últimos 35 años, jóvenes indígenas de comunidades del Norte de Jalisco como San Andrés Cohamiata, Santa Catarina Cuexcomatitlán y San Sebastián Teponahuaxtlán, estudian el bachillerato en la Universidad de Guadalajara, principalmente en la Preparatoria de Colotlán y en sus cinco módulos y dos extensiones.

Hoy en día son alrededor de 200 wixáritari los que se encuentran cursando la educación media superior en la UdeG. Docentes mestizos imparten inglés y asignaturas relacionadas con la comunicación a través del Bachillerato General por Competencias, a partir de que las autoridades tradicionales y el Consejo de ancianos solicitaran que la Universidad de Guadalajara llevara el bachillerato que cursaban los mestizos a las comunidades, detalló el director de la Preparatoria de Colotlán, Roberto Carlo Ruiz Pérez.

“Algunas comunidades siguen siendo muy tradicionales. Sin embargo, ellos nos pidieron, cuando se reabrió la preparatoria en San Miguel Huaixtita en la administración de la doctora Ruth Padilla Muñoz, que lleváramos estas oportunidades. Mencionaron que de la cuestión cultural ellos se encargaban; les interesaba que los contenidos de las materias que ven en Guadalajara y cualquier preparatoria pudieran cursarlos los jóvenes wixárikas”, comentó.

A pesar de que la intención ha sido que tengan las mismas oportunidades en el nivel superior, “hay un poco de recelo, en el sentido de que los jóvenes salgan de su comunidad a estudiar”, agregó el directivo, por lo que quienes tienen la oportunidad, salen a la Preparatoria de Colotlán o a otras ubicadas en Nayarit, Durango o Zacatecas, “pero regresan a sus comunidades como parte del compromiso que tienen para apoyar a su pueblo”.

En el caso de la extensión de San Miguel Huaixtita de la Preparatoria de Colotlán, todos los bachilleres y los docentes son huicholes, a excepción del que imparte inglés y comunicación. En el caso del Módulo Mezquitic de esta preparatoria, una tercera parte de sus estudiantes pertenecen a la etnia wixaritari, detalló el coordinador de este plantel, Julián Navarrete Robles.

“Por la cantidad de alumnos que tenemos, buscamos su inclusión y que no exista discriminación y racismo; al contrario, para que se sientan más comprendidos en la educación occidentalizada realizamos diversas actividades, como la Muestra de Arte Wixárika”, dijo Navarrete Robles.

Dicha actividad se implementó, por una parte, debido a las críticas de las autoridades tradicionales respecto a que los jóvenes de su comunidad pierden sus costumbres al ir a estudiar a las escuelas.

“Con esa intención optamos por dar a conocer a los demás estudiantes y comunidad una parte de su arte y costumbres”. Por ello, los alumnos huicholes ascienden a la sierra, a comunidades que se encuentran a cuatro u ocho horas de Mezquitic y regresan con los insumos necesarios para los productos gastronómicos, de tal manera que en la propia preparatoria dan una muestra de cómo preparan sus platillos tradicionales como el tejuino, las tortillas azules, tamales, calabaza y platillos menos comunes como gusanos asados o caldo de iguana. Además, presentan artesanías, plantas medicinales y trajes típicos y su música.

Otro de los fines de la muestra es que en futuras ediciones pueda presentarse en otros centros universitarios, con el apoyo de las áreas de Extensión de la Universidad. “La idea es que más gente se entere y conozca al estudiante wixárika. Hemos tenido gente extranjera en la muestra, valoran el esfuerzo de los muchachos y conocen su cosmovisión”.

Para el directivo, es necesario apoyar a estas comunidades para que sean más productivas o se detone su desarrollo cultural. “Por esencia son artistas. Por ejemplo, uno de los grupos culturales que apoya Cultura UdeG es Confidentes de la sierra, agrupación tradicional que surgió de la Trayectoria de Aprendizaje Especializante (TAE) de Música, la cual se imparte en el Módulo Mezquitic”.