Un invierno cualquiera

106
070115 cyr fotos de personas abrigadas por las bajas temperaturas, en el centro de la ciudad. foto giorgio viera.

Llegaron los primeros vientos fríos a Guadalajara, el otoño dejó de ser condescendiente. Los expertos pronostican, hasta el momento, que el invierno que se aproxima tendrá temperaturas dentro de la media histórica en la ciudad. Va a ser un invierno común, incluso es posible que un poco más cálido, con menos oleadas de frío, aseguró el director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM) de la Universidad de Guadalajara, íngel Meulenert.
El invierno aquí en nuestra región se caracteriza por tener tres, cuatro días fríos y después tres, cuatro días cálidos, agregó Meulenert, ese es el invierno en Guadalajara, una ciudad del trópico, por lo que no hay un invierno como tal, como el que ocurre en metrópolis como Chicago o Nueva York, que pasan hasta seis meses con frío.
Explica el especialista cómo es que el frío puede presentarse de manera diferida. “Aquí el invierno es por oleadas de frío que nos llegan del norte, esa oleada fría llega, se empieza a calentar el aire y se espera a que vuelva otra. El periodo más frío es el mes de enero y los primeros 15 días de febrero”.
Pero este invierno no será tan frío como otros. Comenta Meulenert que “ahora lo que hay es un tiempo agradable, fresco; producto de tanta nubosidad, porque el calor se pierde por la noche, se va todo ese calor a la atmosfera y no nos cubre ese aire caliente, se escapa, y por lo tanto los amaneceres son algo fríos… pero no se puede hablar de invierno adelantado ni de que porque haya habido frío en octubre, va haber un invierno crudo, eso está descartado, eso no tiene valor estadístico alguno”.
Una muestra de que este invierno no tendrá ninguna temperatura extraordinaria, lo ejemplifica el termómetro que llegó a marcar durante el invierno de 1955 -5.5 grados centígrados, que ha sido la temperatura más baja de todos los tiempos en Guadalajara, registrada por el IAM, un 24 de enero.
Tampoco los vientos de octubre ocurridos los días anteriores son motivo para alarmarse, pues se llegó a registrar una temperatura de -0.2 grados centígrados en 1929, el día 22 de ese mes.
Es por eso que se aproxima un invierno más, un invierno incluso menos frío pero Guadalajara puede mostrar una gran diversidad de temperaturas; entre las distintas zonas de la misma ciudad. Comenta el meteorólogo que “los factores que influyen es precisamente la misma ciudad, las construcciones que existen, las áreas industriales por ejemplo son más calidas, las áreas que tienen menos árboles son más cálidas también”.
Otro aspecto que provoca la variación de temperaturas en la misma zona, señala Meulenert, son las islas de calor que se forman en las grandes ciudades. Estas islas provienen precisamente del tipo de construcciones, de la cantidad de calles asfaltadas y de zonas industriales, “prácticamente en esas áreas se crean núcleos de mayor calor que en otras, por la propia estructura que tiene la ciudad, igual es donde tiene edificios altos que no dejan correr el viento, igual es en donde se forman las aglomeraciones de vehículos en las avenidas mal trazadas… Es por eso que varía la temperatura. Un ejemplo muy claro es el aeropuerto, que está en una zona despoblada, pero también ahí hay un microclima, esa zona es muy húmeda, el agua se encuentra a pocos metros de profundidad de la tierra. En el aeropuerto en invierno hay diferencias con este instituto [en zona Minerva] hasta de ocho grados”.
La zona de Colomos es otro ejemplo, “la zona está más fría porque tiene un bosque, y donde hay árboles la temperatura es fría, un ejemplo es el desierto, en el desierto se concentra el calor porque no hay árboles.”
En cuanto a la variación de temperatura en el estado, explica el meteorólogo que las temperaturas más bajas se registran en las zonas más altas, en las zonas montañosas, “y es por una cosa lógica: la temperatura con la altura disminuye, por ejemplo, en el Nevado de Colima hay nieve arriba y no hay abajo… pero también hay microclimas, hay regiones que no son tan montañosas, pero tienen determinadas condiciones que las hacen más frías, por ejemplo en los lugares en donde están las presas, en donde hay un gran espejo de agua, esos lugares en invierno son un poco más fríos”. Las zonas del estado en donde se sentirá más frío el invierno serán en la zona norte: Bolaños, Colotlán y algunas regiones de los Altos.
En cuanto a los fenómenos meteorológicos que puedan ocurrir en esta fría temporada que se acerca, el IAM descarta toda posibilidad. No se presentará ninguno de los dos fenómenos más comunes de la temporada, ni el niño, ni la niña. “‘El fenómeno del Niño’ es muy irregular y puede repetirse cada 2, cada 4, cada 7, cada 10 años… es un fenómeno variable que consiste en el calentamiento de las aguas del Pacífico… El año pasado fue año ‘de la Niña’, que es lo contrario, es el enfriamiento de las aguas, pero ya terminó alrededor del mes de marzo de este año, y ahora estamos en condiciones neutrales, no se ve ni Niño ni Niña en lo que queda del año, ni en el próximo”.