Un documental sobre la generación 1976–1982 de Medicina

Será llevada a la pantalla por Samuel González Rivera, profesor jubilado de esta Casa de Estudio y egresado de aquel proyecto inédito en el mundo, pues la Universidad de Guadalajara fue la primera que hizo este programa para la clase trabajadora en los años 70

1182

La Universidad de Guadalajara fue la primer institución del mundo que ofreció la opción de estudiar la carrera de Medicina en el turno nocturno. Esto hizo posible que personas de la clase trabajadora pudieran obtener un título universitario y llegar a ser incluso directivos en clínicas y hospitales.

La historia de la primera generación (1976-1982) del turno nocturno de la Facultad de Medicina, será inmortalizada en un video documental que actualmente prepara Samuel González Rivera, egresado de aquella época y profesor jubilado de esta Casa de Estudio.

“Este proyecto realmente es único e inédito en el mundo. La Universidad de Guadalajara fue la primera que hizo este programa para la clase trabajadora en los años 70. Ya investigué en otras partes del mundo, lo que se hacía en Cuba, Checoslovaquia, Alemania, y solo en México, aquí en la UdeG, existía esto. Y esa historia la vamos a llevar a la pantalla”, relató en entrevista para Gaceta UDG.

En aquellas épocas no existían las tecnologías de la información, ni la modalidad de educación en línea. Por ello, la única forma de ampliar la matrícula y explotar los recursos universitarios consistía en aprovechar las aulas en todo horario, recordó González Rivera.

“En los años 70, las prepas nocturnas eran la única opción para la clase trabajadora. Pero nos encontrábamos ante la disyuntiva de qué hacer cuando termináramos el bachillerato. En aquel entonces la Universidad tenía una idea popular y socialista. La única manera de no encontrar truncadas esas aspiraciones de un proyecto de vida mucho mejor, era estudiar por la noche. Esa necesidad fue la que nos motivó a un grupo de estudiantes de buscar alternativas”, explicó.

Fue así como González Rivera y un grupo de preparatorianos del turno nocturno se acercaron a Genaro Cornejo Cornejo, presidente de la Federación de Profesores Universitarios.

“Él era funcionario de la Universidad, manejaba el área de enseñanza preparatoria, entonces hablamos con él, a través de Torres Casillas que era el director de la preparatoria. Le dijimos: ¿qué tan factible es que a nosotros, los trabajadores de la preparatoria, nos den la oportunidad de seguir estudiando, en una facultad y concretamente Medicina? Y contestó: si muchachos, sí se puede”.

Aquello coincidió con la elaboración del nuevo plan de la extinta Facultad de Medicina, impulsado por personajes como Apolinar López Uribe, Ignacio Villaseñor Urrea y Abel Hernández Chávez, que buscaban llevar servicios de salud a las comunidades olvidadas.

“Y ese Plan de estudios fue aprobado ya con otra mentalidad para las nuevas generaciones el 8 de abril de 1976. Y por acuerdo de Rector, que ya estaba en ese momento Jorge Enrique Zambrano Villa, se acordó, gracias al empuje de los estudiantes y del licenciado Cornejo, la apertura de la carrera en turno nocturno, con alumnos de la preparatoria nocturna José Parres Arias y de la Prepa 2 nocturna”.

Ese modelo duró más de dos décadas, pues se canceló en el calendario B del año 1999, y generó muchos frutos a decir del entrevistado.

“De ahí salieron un montón de compañeros, de generaciones con una personalidad, profesionalismo y una entrega increíble. A muchos niveles, hemos tenido doctores de clínicas, doctores del Seguro Social, o sea, mucha gente salió muy preparada, con otra mentalidad, porque la mentalidad que teníamos nosotros era diferente, nuestras necesidades eran diferentes de la mayoría de alumnos normales, por decirlo de una forma. Muchos vivían con sus papás y muchos de nosotros acá en el nocturno estábamos casados y con compromisos. Después de trabajar había que prepararse».

 

«Fue una aventura, tanto que las clases las empezábamos a las 7 de la noche y terminábamos a las 10 u 11 de la noche, de lunes a viernes. Sábados y domingos programábamos puras prácticas, trabajo de campo, laboratorio, todo lo que se podía para aprovechar al máximo las ofertas que había en la Facultad sin afectar a nuestro trabajo».

«Posteriormente, cuando empezamos el internado, muchos tenían que pedir permisos en sus trabajos para continuar, pero así nació esta facultad del turno nocturno.

«Fue histórico que la Universidad de Guadalajara dio el primer albergue a esta población de clase trabajadora. Por eso yo lo considero un hecho histórico».

Samuel González Rivera, a pesar de que no estudio cine, ni periodismo, funge como director, productor y guionista, con mucho amor por esta legendaria historia. Actualmente, con el apoyo de un camarógrafo que no cobra por sus servicios para grabar y editar, se encuentran en la etapa de trabajo de campo y posteriormente pasarán a la post producción.

“Y queremos pedir el apoyo de Canal 44 de nuestra Universidad, de Gaceta UDG y de todas las plataformas que nos deseen apoyar para publicarlo. Queremos que esta hermosa historia se conozca en todo el mundo”.