UN DíA DE COLERA

383

El relato no es ficción ni libro de historia. Tampoco tiene un protagonista concreto, pues fueron innumerables los hombres y mujeres envueltos en los sucesos del 2 de mayo de 1808, en Madrid. El autor se limita a reunir en una historia colectiva, medio millar de pequeñas y oscuras historias particulares registradas en archivos y libros.
Con las licencias mínimas que la palabra novela justifica, estas páginas pretenden devolver la vida a quienes, durante doscientos años, sólo han sido personajes anónimos en grabados y lienzos contemporáneos.

Artículo anteriorAxel Medellín Machain
Artículo siguienteLas pilas un peligro olvidado