Tik Tok y el reto de no caer en la red

Accidentes, grooming, ludopatía y robo de datos son algunos de los riesgos en los que pueden incurrir los jóvenes que usan esta red social, que ya cuenta con más de mil millones de usuarios

1296

Una chica se acerca por detrás, sigilosa pero rápidamente, a una compañera de la escuela. Con un suéter, la jala de las piernas, o mejor dicho de las tibias, provocando que se desplome y su quijada se impacte en el piso. Todo mientras alguien graba un video de la escena en su celular para subirla a la red social Tik Tok y cumplir con el desafío. A este reto se le conoce como “Rompebocas”.

Sin embargo, ha sido el “Rompecráneos” el que mayor conmoción causó en redes. En este desafío, tres adolescentes se paran frente a la cámara. Los de las orillas comienzan a bailar y cuando toca el turno al de en medio, le meten zancadilla y cae de nuca en el suelo.

Este tipo de retos se viralizan a través de la red social Tik Tok, la cual es usada en su mayoría por niños y adolescentes. No tiene filtros de edad para quienes quieran abrir una cuenta y tiene una política incierta en materia de protección de los datos personales y biométricos, alertan especialistas de la Universidad de Guadalajara.

“Esta red es el nuevo fenómeno sociocultural que ha captado a los jóvenes. Tiene usuarios de muy corta edad, su mayor nicho va de los 13 a los 19 años”, explica Gerardo Alberto Varela Navarro, coordinador de la Licenciatura en Desarrollo de Sistemas Web de la UDGVirtual.

“Esta red pretende que subas un video con música, de corta duración, alrededor de 15 segundos, donde la originalidad de este movimiento que hicieras en función de la música generara una reacción. Es exclusivamente de video y ha enganchado por su espontaneidad, carisma de la persona que hace el vídeo y humor”.

Considera que la cuestión de enganche tiene que ver con que esa red ofrece exactamente lo que la generación Z necesita: un video corto, de tema ligero, con filtros divertidos. En cambio, un centenial no vería un documental en youtube. Además que en redes como Facebook se encontrará con sus padres o tíos y eso no le gusta a los adolescentes.

“Tik Tok llegó con un formato ideal para este público que se aburre muy rápido y quiere contenidos atractivos fáciles de consumir”.

Crecimiento exponencial y retos riesgosos

¡NO LO INTENTES! Los retos «Rompecabezas» y «Rompebocas» son peligrosos y ya han provocado lesiones en jóvenes. Foto: Internet

El abogado especialista en derecho informático, Rodolfo Guerrero Martínez, egresado de la Universidad de Guadalajara, señaló que esta red social nació en China y es una de las pocas redes de aquellas latitudes que han tenido impacto en el occidente. Nació con el nombre de Musically y luego cambió a Tik Tok.

“El antecedente del micro video fue una red que hoy ya está muerta, llamada Vine. Pero luego otras redes como Snapchat y el mismo Instagram incluyeron opciones de historias efímeras de pocos segundos y que caducan en unas horas. Hoy Tik Tok es usado por los niños y adolescentes a gran escala. A fines de 2018 tenía 100 millones de usuarios en todo el mundo y actualmente tiene mil 500 millones de usuarios. Es impresionante”.

Explica que el riesgo de Tik Tok radica en dos temas: la ausencia de una política clara en materia de protección de datos, y que no tiene límite de edad para obtener una cuenta.

Respecto a los retos, Varela Navarro indica que el “Rompecraneos” y el “Rompebocas” han generado problemas médicos graves, lesiones de cuello o traumatismo de cráneo, pero otro reto es el de insertar una moneda en una conexión de cargador de teléfono.

“Pueden electrocutarse o quemar su casa. Otro es que te pongan cereal, acostados con la boca abierta y les echen leche y corran el riesgo de que se ahoguen. Otras, que las mujeres se adhieran con un pegamento muy duro los labios para parecerse a una célebre actriz”, advierte Varela Navarro.

Especifica que Tik Tok trabaja a través de puntos de recompensa con sus patrocinadores: “Dependiendo el grado de enganche que tengas, puedes ganar descuentos en una compañía de ropa o de teléfonos. Jóvenes que no tienen acceso hacen lo que sea por obtener dinero. Esto genera riesgos de ludopatía y de enganche al dispositivo, al grado que llega a ser una adicción”.

Grooming y datos expuestos

Otro de los retos es pegarse los labios para parecerse a personalidades famosas del espectáculo; además del daño físico, otro riesgo en este caso es el de robo de datos personales y grooming, quedando expuestos los adolescentes y su entorno. Foto: Internet

Otro de los riesgos de esta red es que los datos quedan expuestos sin una política clara de protección. Además de que se pudieran dar, como en todas las redes sociales, casos de grooming (cuando un adulto se hace pasar por un menor para enganchar sexualmente a otros niños o adolescentes).

Al subir ese contenido queda expuesta de una u otra forma tu cara, lo que está alrededor. La red social Tik Tok ha establecido que el almacenamiento de la información está en Singapur. ¿Qué tratamiento tiene? Lo desconocemos. ¿Obedece a las leyes de China? No. Eso lo ha dicho la misma red social”, apunta Guerrero Martínez.

“Que haya menores de edad, no es bueno. Primero por la filtración de datos personales. Los datos quedan en manos de una empresa China, que tiene otra forma de pensar. Hay mucha desconfianza con el gobierno chino por acusaciones de espionaje y tu le das tus nombres, tu correo electrónico y tu cara, que es un signo biométrico de tu identidad. También pueden robarte las huellas digitales cuando haces la señal de amor y paz. Esa cuestión de filtración de datos personales es peligrosa”, considera Varela Navarro.

Respecto al groomingVarela Navarro aclaró que es un fenómeno que existe en todas las redes. En Tik Tok por ahora no hay casos reportados de forma pública, pero todo menor de edad está expuesto al subir una foto.

Gerardo Varela Navarro recomendó a los padres que supervisen a los hijos y vean qué están haciendo y los adviertan de los peligros que implican este tipo de retos, pues una broma tonta puede llevar a la muerte y que los padres tengan que responder por el daño a un tercero.