Tierras de nadie

556

Juan Ibarra tiene perfectamente comprobado que vive en Tonalá. También que el lote baldío que está enfrente de su casa, por la calle Patria, está en Tonalá. Dice que en esa zona donde vive impera de todo, menos bienestar. Aquí es fácil enumerar carencias: delincuencia, contaminación, ausencia de alumbrado público, y esto, a pesar de que es famosa por ser un punto de convergencia geográfica de tres municipios: Guadalajara, Tonalá y Tlaquepaque. Y quizás, en esto radica justamente el abandono.

Juan Ibarra explica que la avenida Mercedes Celis, del camellón hacia el poniente es Tlaquepaque y hacia el oriente es Tonalá; y del puente de Río Nilo, de la mitad de la calle hacia el norte, es Guadalajara; y hacia el sur de nuevo es Tonalá: “Los gobernantes no se ponen de acuerdo y por eso son los problemas, usted vea cómo está el camellón de la parte de Guadalajara y está bien feo, para ellos eso es de Tonalá, la gente viene y tira basura y nadie hace caso, eso puede provocar enfermedades, es un foco de infección”.

Acerca de la problemática, el arquitecto Fernando Mora Mora, profesor del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, dice que “lo que sucede es que hay vacíos en la planeación, porque no existe un criterio general para poder llevar a cabo lo que es la planificación, que son los planes parciales y obviamente en las obras que resultan de los mismos. Allí solamente se establecen de manera muy general algunos lineamientos, realmente para lo que sirven ahora los planes parciales es para usos de suelo y no cumplen con el cometido de resolver los problemas urbanos de la ciudad”.

Agrega: “No hemos llegado a la madurez democrática para que en lugar de que se vean colores como lo importante, se entienda la parte de la responsabilidad hacia la sociedad a la que representan. Con esto, sólo se complican más las cosas. Buscan explotarlo cuando se trata de ganar los votos, pero nunca lo tratan y se crea un problema que tiene muchos años, y quienes deben establecer lo que se debe llevar a cabo en esas zonas son los municipios, aunque no se ponen de acuerdo, parece que no les interesa darles seguimiento”.

Vecinos de la citada zona, relatan que en algunas calles está muy dañado el pavimento, como en la avenida Mercedes Celis; coinciden en que cuando se empezó a intervenir la pavimentación en la calle Río Nilo hubo mucha tardanza porque no se pusieron de acuerdo qué tramo le correspondería a Guadalajara y qué otro a Tonalá. La división entre los municipios es visible: pavimento de cemento para Guadalajara y de chapopote para Tonalá.

José Alejandro Ordeño dice que son evidentes las problemáticas que pasan por no saber qué le corresponde a cada municipio: “Ahí a un lado de la gasolinera que está por Río Nilo, abajo apedrean a los camiones. Es una zona de puras casas de cartón, allí les avientan pedradas y muchos camioneros ya saben, suena a broma, pero a veces les dicen a los pasajeros, ‘agáchense que ahí vienen las piedras’. Allí la seguridad no entra, todos sabemos que esa zona es de Guadalajara, aunque ellos dicen que es de Tonalá, así que ahí impera la ley del más fuerte”.

Relata que en la colonia Soledad donde él vive, vecina a esa zona, la cuestión de obra pública está mal, pues algunas lámparas por las noches no funcionan y eso propicia vandalismo: “Mira, está canijo, y te lo digo porque a mí ya me afectaron, me robaron un carro, se han intentado meter a robar a la casa y yo no veo a la policía. Te aseguro que antes había más vigilancia acá en Tonalá, ahora ya no, fíjate, y allí en mi casa es avenida, la de Malecón, antes veíamos policías de Guadalajara, de Tlaquepaque y de Tonalá, ahora no vemos a ninguno, supongo que es desde que dieron de baja elementos por no haber pasado las pruebas de confianza”.

Fernando Mora Mora concluye que en estos casos, donde los municipios no se coordinan, quien debe intervenir es el gobierno del estado, aunque declara que es complicado, puesto que las secretarías que deben trabajar en las áreas de carencias son diferentes dependencias y para poder tener una respuesta se requiere de mucha gestión por parte de los habitantes: “Lo que sí espero es que pueda haber ya modificaciones para que entre a revisión el código urbano y que esta sea una de las partes que se revisen y se eliminen estos conflictos”.