Tienes un “tweet” de Felipe Calderón

308

Con poco más de cinco meses de haber incursionado en la modalidad de Twitter, el presidente Felipe Calderón cada día parece controlar más un discurso que al principio se limitaba únicamente al mensaje acartonado y eufemístico —propio de los gobernantes— y lo políticamente correcto.
Con 755 “tweets” hasta el día 27 de septiembre pasado, Felipe Calderón promedia un poco más de cinco comentarios por día. Una cifra nada desdeñable si tomamos en cuenta que alguien como el presidente estadounidense Barak Obama, con 934 “tweets”, tiene más de un año con su cuenta.
Se le ha criticado a Calderón su gusto por preferir explayarse en este medio en lugar de verter declaraciones oficiales a través de su vocero. Incluso una caricatura publicada en los días cercanos al Grito del 16 de septiembre en el diario Milenio, presentaba al ejecutivo tocando la campana de Dolores y exclamando con beneplácito “¡Vivan los héroes que nos dieron Twitter!”.
Un ejemplo del gusto del presidente por este medio fue lo sucedido el 30 de agosto de 2010, en la famosa y sonada captura del narcotraficante conocido por su alias como “La Barbie”. Mientras que la Secretaria de Seguridad oficializo la captura del narco pasadas las 22:00 horas, el presidente ya había dado la noticia oficial más de dos horas antes, exactamente a las 7:45 de la tarde, con un sencillo y escueto escrito (hay que recordar que esta red social apenas acepta en su formato un máximo de 140 caracteres). El mensaje decía lo siguiente: “La Policía Federal atrapó a ‘la Barbie’ uno de los criminales más buscados en México y en el extranjero. Continúa operativo sobre su grupo”.
Es revelador cómo este protagonismo del presidente a quienes más ha ayudado es a los periodistas, ya que no hay redacción en México que no lo siga a sabiendas de su gusto por dar noticias de primera mano. En este caso resulta obvio que un periódico como El Universal utilizara el “tweet” de Calderón como “la versión oficial”, ya que este diario capitalino fue el primero en sacar la nota confirmada en su portal de Internet exactamente a las 7:53 de la tarde, apenas ocho minutos después de lo anunciado por el ejecutivo.
En una lectura de estos casi 800 “tweets” se puede construir una buena referencia de lo que en el discurso político del mandatario se puede ocultar a través de los llamados “canales oficiales”. En general hay cuatro grandes temas que se mantienen constantes a lo largo de estos cinco meses: salud, educación, narcotráfico y desastres naturales. Con el primer tema, sobre todo en los días cercanos a su cuarto informe de gobierno, la insistencia en el llamado Seguro Popular era continua.
En el caso de la educación, Calderón se da incluso el lujo de “retwittear” mensajes del secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio: “Hemos mejorado la infraestructura de cerca de 34 mil escuelas”, escribía en los días cercanos a su cuarto informe.
En referencia a la llamada “guerra contra el narcotráfico”, el presidente ha escrito mensajes de Twitter casi en cada una de las detenciones más importantes, o por lo menos en las más sonadas. Poco antes de la celebración del grito de Independencia, señalaba “La captura de ‘El grande’ por la Marina”, y en uno de sus mensajes mas eufóricos apenas hace un par de días, manifestaba su “Pesar por la muerte Prisciliano Rodríguez, alcalde de Hernández” y llamaba a “redoblar la lucha contra esos criminales”.
Llama la atención la manera en que Calderón elude el dirigirse a esta lucha bajo los términos de violencia, narcotráfico, mafia, asesinatos o desapariciones. En cambio se dirige al narcotráfico bajo eufemismos como “redes criminales”.

Amigo de periodistas
Felipe Calderón no suele ser muy campechano, el estrecho margen que se dio para mostrarse algo más relajado fue en los días de la celebración del Bicentenario. Mostrándose muy orgulloso celebro con un escueto “Viva México” la madrugada del 16, pero en cambio un día después, le respondió de manera personal al comunicador Pedro Ferriz de Con, quien lo había felicitado por la falta de incidentes violentos en la celebración nacional. El presidente le contestó con un alegre: “Gracias Pedro, un abrazo y felicitémonos todos los mexicanos por el gran país que tenemos”. Es importante destacar que de las personas que el presidente sigue, la mayoría son periodistas y medios de comunicación. Destacan: Diane Pérez, Proceso, Adela Micha, José Carreño, Foro Tv, Raymundo Riva Palacio, Javier Alatorre, Pedro Ferriz de Con, Ricardo Salinas Pliego, Pablo Carrillo (deportes), Javier Solórzano, León Krauze y Carlos Loret de Mola.
Como pequeño ejemplo de lo enroscadas y azarosas que pueden ser las relaciones en las redes sociales, al mismo tiempo que Felipe Calderón dice seguir al periodista Raymundo Riva Palacios, éste no deja de criticar la estrategia del presidente en su lucha contra el narco. En uno de los “tweets” posteriores al 16 de septiembre, el columnista de periódicos como El País, no deja de preguntarse si el gobierno federal realmente va detrás del “Chapo” Guzmán, o si sólo se ha dedicado a debilitar a los carteles rivales del de Sinaloa.
Lo que sí es que de entre los mensajes de Felipe Calderón se puede entrever un discurso intermedio entre lo oficial y lo puramente personal. Discurso que puede posibilitar el que conozcamos el pensamiento del hombre que (se supone) dirige al país.