Tecnología como agente del cambio

58

La Universidad de Guadalajara busca desarrolladores de tecnología que incida en dos aspectos cruciales de la realidad universitaria y social: la optimización del consumo de recursos naturales y la inclusión de personas con discapacidad.

En la segunda sesión de Jalisco Campus Night, el martes 20 de octubre, en el Teatro Diana, Carla Aceves Ávila y Mark Jonathan Camacho Escatel subieron al escenario para instar a los asistentes —unos mil estudiantes y egresados de ingenierías— a participar con ideas, prototipos o metodologías en las iniciativas que cada cual conduce: ella, el Programa Universidad Sustentable, de la UdeG; él, el Colectivo Universidad Incluyente, que desarrolla la herramienta Campus con Accesibilidad y Movilidad Mejorada (CAMM), para estudiantes con discapacidad.

Aceves Ávila reconoció que su tarea en este encuentro de emprendedores y empresarios de las tecnologías de la información ha sido la de enterar a los jóvenes sobre un proyecto que atenderá la necesidad de optimizar la gestión de los residuos y el uso de los recursos naturales al interior de la UdeG. Además de enterarlos, también los llamó a la acción: a generar propuestas de tecnología aplicable que se encadenen con el programa.

“La clave no es que todos hagamos lo mismo o lo hagamos igual, sino articular estas iniciativas, estos conocimientos, todas las aplicaciones y efectivamente implementarlos”, especificó Aceves Ávila, especialista en Derecho Ambiental.

Dijo que el programa apenas comienza. Ninguno de los 15 centros universitarios es sustentable al 100 por ciento, aunque existen proyectos que abonan a ello en varios de éstos. Universidad Sustentable trabaja para saber cuán susceptible es cada uno de esos centros para aceptar y hacer efectivas las metodologías y las tecnologías de medición o control del consumo de recursos.

Una sola metodología, reconoce Aceves Ávila, sería aplicada de formas distintas, por la diversidad de condiciones y variables de un centro a otro, pero el objetivo general es encontrar las herramientas para medir los consumos y a partir de eso optimizarlos, hacerlos eficientes y reducirlos. El plan a largo plazo es que la Universidad lleve sus emisiones y sus residuos a cero.

Camacho Escatel también convocó a los ingenieros. En su caso, los instó a participar en CAMM, una aplicación que brinda a los estudiantes con discapacidad información específica sobre el entorno, para que puedan tomar decisiones mientras se conducen de forma autónoma por el campus.

El proyecto resultó ganador del reto Mejora tu Campus, lanzado por Campus Party. Sus gestores, los integrantes del Colectivo Universidad Incluyente, se encuentran trabajando en la generación de los datos necesarios para que el sistema funcione. Los miembros del grupo que tienen alguna discapacidad serán los encargados de evaluar el proyecto antes de llevarlo a la práctica.