Sueños de Universiada

322

La ilusión de representar a México y a la UdeG en la próxima Universiada Mundial, a celebrarse en China, está más viva que nunca para las integrantes de la selección de futbol soccer femenil, Myriam Sánchez, Claudia ívila e Ireri Maciel, quienes hace poco fueron convocadas para integrar el representativo nacional.
Para Myriam Sánchez, esta oportunidad la tiene contenta. No la esperaba, pero quiere aprovecharla. “Hay muchas más de mis compañeras que pueden estar en esta convocatoria, sin embargo, la aprovecharé de la mejor manera. Me siento privilegiada por esta oportunidad”.
Para la universitaria representar a México en competencias de este nivel es un compromiso grande y una responsabilidad que la obliga a trabajar para representar dignamente al país.
“El nivel de la selección es bueno. Hay mucha competencia y sobre todo actitud por tener una oportunidad en la Universiada. Creo que hay muy buenas jugadoras para representar dignamente a México, y que tienen la ilusión, ganas y entrega”.
Las primeras emociones que experimentó Claudia ívila con su convocatoria fueron felicidad, emoción y muchos nervios por su primer llamado.
“El que me hayan seleccionado a mí y a mis compañeras, me da mucho gusto, porque nos están reconociendo el gran esfuerzo que hicimos en cada uno de los partidos de la Universiada Nacional”.
Explicó que por espacio de una semana las universitarias estuvieron concentradas en Monterrey, Nuevo León, donde realizaban dos sesiones de entrenamiento al día, con la finalidad de ver las cualidades y habilidades de cada una.
“Con eso se dan cuenta de nuestra forma física, estilo de juego para definir quiénes continúan en la siguiente concentración, que será el 2 de julio y seguir con la preparación física, técnica y táctica. Ahí seguirán las visorías y la selección quedaría definida un par de semanas antes de la Universiada, que comienza en agosto.
Ireri Maciel había dejado de jugar futbol por trabajar. La convocatoria para ella es un reconocimiento al esfuerzo y tiempo que ha dedicado a entrenar por años.
“Cuando me convocaron, la verdad no lo esperaba, porque soy novata en el equipo, pero ir a representar a UdeG fue una experiencia muy padre”.
Ireri está consciente de que todas las futbolistas han querido tener una oportunidad de este tipo, pero el simple hecho de que le hayan llamado es todo un orgullo.
“Hay muchísimo nivel de competencia en México. Ojalá se le pudiera dar el apoyo apropiado para seguir avanzando cada vez más. No cabe duda que el futbol femenil ha avanzado bastante, desde las niñas pequeñas hasta las universitarias”.