Reconocen legado urbanístico de Mario Schjetnan

Dan a conocer ganadores del XXV Concurso Internacional para Jóvenes Arquitectos, en Arpafil

1349
Foto: Iván Lara González

El balance entre lo natural y lo artificial, entre la arquitectura y naturaleza, eso es lo que ha caracterizado el trabajo del urbanista y paisajista mexicano Mario Schjetnan, quien tiene un largo historial de convertir espacios deplorables de la ciudad a puntos de encuentro donde converge la naturaleza.

Sus rehabilitaciones son tan entrañables, que en poco tiempo se consolidan como espacios que se integran en la identidad de las ciudades en cuestión.

Por tal motivo, la Universidad de Guadalajara (UdeG) le entregó la Medalla Dr. Jorge Camberos Garibi, durante el encuentro Arpafil 2019, que organiza el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) y el Centro Universitario de los Altos (CUAltos), como parte de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

La tarde de este viernes, en el Auditorio Juan Rulfo de Expo Guadalajara, el Rector General de esta Casa de Estudio, doctor Ricardo Villanueva Lomelí, entregó esta distinción al urbanista creador de parques como el Bicentenario o La Mexicana, en la Ciudad de México.

Durante su mensaje, el homenajeado recordó su intervención al Canal de la Cortadura, en Tampico Tamaulipas. Foto: Gustavo Alfonzo

En su discurso de agradecimiento, Schjetnan reconoció a las urbes como espacios complejos donde radican los paisajes naturales, con vialidades y edificaciones, en donde conviven tantas disciplinas, que la vuelven multidisciplinaria de forma innata.

“La ciudad es un artefacto complejo, un sistema construido en el tiempo por múltiples actores y agentes. Es uno de los mayores inventos o, probablemente, el mayor invento de la humanidad. La ciudad ideal es la que satisface las necesidades de todos, movimiento y conectividad”, expresó.

El urbanista estuvo acompañado por figuras universitarias. Foto: Iván Lara

Espejos de agua, ríos, barrancas, vegetación nativa, todo eso y más es respetado en los proyectos de recuperación que este paisajista ha emprendido. Una vez recibida la medalla, impartió una conferencia sobre los distintos proyectos que han impactado en más de 40 años de trayectoria.

Uno de éstos es el Canal de la Cortadura, en Tampico Tamaulipas, que presentaba una infraestructura deplorable y que además invitaba a generar un espacio de violencia; ahora es uno de los destinos más visitado de esa entidad.

Una vez que Schjetnan emprendió el proyecto de mejora, en el canal se instalaron puentes peatonales, ampliaron las dimensiones que permite que corran las mareas entre la Laguna del Carpintero y el Río Pánuco y se limpie el agua e incluso regresaron ejemplares de fauna nativa.

En su discurso, Schjetnan definió a las urbes como espacios mutidiciplinarios. Foto: Gustavo Alfonzo

Otros proyectos que hizo en la capital del país, fueron el Jardín Natura Parque Bicentenario, en Azcapotzalco, que era un entorno post-industrial; el Parque la Mexicana, en Santa Fe, zona que era una mina de arena. En Jalisco, Schjetnan participó en la rehabilitación del Parque El Dean, en la Zona Industrial de Guadalajara.