Radaid intenta

868

Cuando en 1998 el sonido de Radaid empezó a producirse, la bandera del world music los cobijaba, un género poco explorado hasta entonces en nuestra ciudad. Así navegaron a lo largo de tres discos y 10 años, esparciendo ritmos tradicionales de remotas latitudes. Ahora, con 11 años y su tercer disco, han decidido izar un mosaico de otras influencias, más mundanas, menos “world”.
L’intent es un álbum de canciones más cortas, más simples, más concretas, más afines al rock alternativo, el britpop y el postpunk, pero conservando la exótica instrumentación que los caracteriza: percusiones, la darbuka árabe, las tablas del norte de la India y el djembe africano; y cuerdas como el tar iraní, el sitar de la India, el erhu chino y el saz y el ud persas, además del violín, la guitarra y el bajo eléctrico a los que estamos acostumbrados.
En sus palabras, L’intent se adapta al lenguaje musical actual y aborda la condición humana en un sentido más cotidiano y menos místico, aunque el título hace referencia a las enseñanzas chamánicas de la literatura de Carlos Castaneda. De este modo identifican su intento musical con la fuerza que mueve al guerrero, pero traducida la palabra al catalán como un guiño cariñoso a Barcelona, ciudad en la que se encontraron tan a gusto durante su gira por Europa el año pasado, que ya planean residir en ella este verano, por lo menos algunos meses.
La presentación oficial fue el sábado 28 de febrero en el teatro Diana, dedicado a la memoria del recientemente fallecido Jorge Reyes, músico reconocido a nivel internacional por fusionar y difundir la música prehispánica, con quien colaboraron en su álbum anterior, Luz escondida.
El viento parece soplar a favor. Para este año ya han surgido invitaciones a Norteamérica, China y el festival Cervantino; y el video de su primer sencillo, rodado en el LARVA (antes Teatro Variedades) ya se encuentra en post producción. Con que lo único que falta es ver hasta dónde llega el nuevo intento de Radaid.

Artículo anteriorPaco Padilla
Artículo siguiente2010 ¿Hacia dónde vamos?