Políticos y gobernantes tienen poco aprecio por la educación en México: Guevara Niebla

Brindó la conferencia magistral “Los grandes problemas de la educación en México”, en el Paraninfo Enrique Díaz de León, para sellar la creación en la UdeG del Instituto de Investigación en Educación, del que asume la dirección

905
Foto: Fernanda Velázquez

Hay poco aprecio de parte de políticos y gobernantes por la educación, y esto se ve reflejado en restricciones presupuestarias, afirmó el director del Instituto de Investigación en Educación, de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Gilberto Guevara Niebla, en el Paraninfo Enrique Díaz de León.

El académico impartió la conferencia magistral “Los grandes problemas de la educación en México”, en el marco de la creación de dicho instituto, adscrito al Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

Dijo que hay una política regresiva del actual gobierno federal en materia educativa, caracterizada por una reducción drástica del presupuesto a escuelas normales, una disminución de los recursos para estímulos docentes y la cancelación de tajo de la Reforma educativa de 2013, pero sin haber política de reemplazo.

Otros rasgos de dicha política son la reducción de recursos destinados a la educación de la población más desfavorecida. Es decir, para educación indígena, comunitaria y especial.

Foto: Fernanda Velázquez

Estas políticas no han obstaculizado que el sistema educativo esté internamente dividido, ya que tiene mejores servicios para atender a la población urbana y de clase media, y hay servicios de baja calidad que se ofrecen a los sectores sociales con mayores carencias.

Guevara Niebla describió que la educación en México enfrenta una crisis histórica resultado de las transformaciones sociales que produjo la globalización y la polarización social. La gestión burocrática, centralizada y vertical, es otro de los principales problemas que enfrenta el sistema educativo, agregó, ya que introduce rigidez, uniformidad, inflexibilidad y limita la autonomía de las escuelas y la autonomía profesional del maestro.

Denunció un estancamiento y postración de la educación como consecuencia de un vacío de acción del Estado. Y habló sobre los efectos de la pandemia en la educación: tuvo efectos múltiples como la declinación de aprendizajes, deserción, confinamiento en hogares con efectos a veces funestos para la salud mental.

La catástrofe silenciosa

El Rector General de la UdeG, Ricardo Villanueva Lomelí, recordó que, a principios de los 90, en el contexto de una Reforma educativa, que de manera histórica elevaba a rango constitucional el derecho a la educación y ampliaba la obligación del Estado de impartir educación hasta nivel secundaria, Guevara Niebla publicó una de sus más paradigmáticas obras, La catástrofe silenciosa, donde evidenciaba que en aquel entonces los profesores no estaban enseñando lo que debían y los estudiantes no aprendían los conocimientos mínimos que deberían de aprender.

“Así, desde hace casi 30 años, la educación presenciaba una catástrofe silenciosa causada por una baja calidad educativa. Era una catástrofe que ocurría todos los días, sin ruido, ni testigos en los salones de clase. No era objeto de preocupación pública. La pandemia nos ha mostrado que aún no lo es», matizó Villanueva Lomelí.

«La catástrofe parece continuar. Sin embargo, ha dejado de ser silenciosa”.

Poco se ha avanzado en lograr que los estudiantes obtengan los conocimientos y habilidades necesarios para ser exitosos en la sociedad y en la economía del siglo XXI.

Foto: Fernanda Velázquez

El Coordinador General Académico y de Innovación de la UdeG, Carlos Iván Moreno Arellano, mencionó que México fue uno de seis países que duró más tiempo con sus escuelas cerradas a raíz de la pandemia del COVID-19, 55 semanas en total.

Destacó que la catástrofe educativa se refleja, entre otros aspectos, en el presupuesto asignado al rubro, ya que en los hechos no ha sido prioridad nacional. En los últimos seis años el gasto educativo ha disminuido casi 12 por ciento; lo que representa 113 mil millones de pesos menos del presupuesto que tenía todo el sector educativo en 2015.

La educación ha sido uno de los sectores más sacrificados en la pandemia en este país. Esto debe de llevar a una reflexión sobre el valor social que le damos a la educación. Por eso, la UdeG creó el Instituto de Investigación en Educación para reflexionar e investigar, así como para contribuir a resolver los problemas sociales desde la educación.

El Rector de CUCEA, Luis Gustavo Padilla Montes, manifestó su esperanza de que el nuevo instituto tenga un alcance y presencia nacionales, y que “podamos cooperar para tener mejores condiciones en nuestros sistemas educativos”.