Políticos a un clic

357

La reciente participación de funcionarios públicos en los portales de internet y el uso que le han dado a las redes sociales como el Twitter o el Facebook, plantea una nueva forma de interacción entre gobernantes y sociedad, pero detrás de esto, ¿habrá un trasfondo de intereses electorales o será sólo una nueva forma de comunicación política?
Al respecto Andrés Valdez Zepeda, profesor investigador de la División de Gestión Empresarial, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas, comentó que las redes sociales están siendo utilizadas por los actores políticos con tres objetivos fundamentales: primero, para lograr una mayor visibilidad social, dar a conocer sus propuestas, proyectos o demostrar un posicionamiento sobre algún acontecimiento y finalmente, para vincularse y acercarse a determinados sectores de la sociedad.
Afirmó que el uso que le dan a las redes es sano, ya que son estrategias de vinculación con la sociedad. Explicó que a escala nacional, las cibercampañas no están reguladas y por lo tanto, son un expediente que utilizan comúnmente los que aspiran a una posición de poder político. “Lo que puede generar un poco de crítica social es que utilicen sus tiempos laborales para vincularse con la sociedad con fines de carácter electoral”.
Resaltó que los políticos están usando las redes para acercarse a los jóvenes, pues son una población creciente que a escala estatal ocupa cerca del 30 por ciento de la población y a escala nacional 32 por ciento, esto si se les considera de los 18 a los 25 años.
“Aunque los estudios del IFE señalan que son el sector más abstencionista a nivel nacional, se les ve como una oportunidad de triunfo porque si algún político los convence de involucrarse y votar, obtienen grandes beneficios”.
Valdez Zepeda añadió que Twitter, Facebook y los diferentes foros son sólo instrumentos que las figuras políticas usan para logra una mayor incidencia en sectores específicos de los mercados electorales.
Comentó que los políticos no están tomando en cuenta la opinión de la sociedad debido a que ésta difiere mucho de los resultados esperados.
El especialista en mercadotecnia política aseguró que para alcanzar una ciberdemocracia es necesario que los políticos utilicen las redes como instrumentos de diagnóstico, para que conozcan la opinión de los ciudadanos y a partir de ahí diseñen políticas públicas en pro de la sociedad.
Agregó que se deben de regular los tiempos oficiales de uso, para impedir que figuras políticas empleen las redes para ganar una elección en lugar de estar trabajando en favor de la comunidad. Señaló que sería muy recomendable crear instancias sociales que regulen estas actividades para evitar que se cometan excesos.
Por su parte, José de Jesús Gómez Valle, profesor investigador del Departemento de Estudios Sobre Movimientos Sociales, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, señaló que hace falta una regulación del uso que le dan los políticos a las redes, pues existe una laguna reglamentaria y los funcionarios públicos podrían intentar sacar provecho.
Mencionó que muchos de los diputados federales y presidentes municipales de la Zona Metropolitana de Guadalajara utilizan las redes sociales como un arma política, pero no están siguiendo su función primodial que es desarrollar un vínculo de participación. “Actualmente las figuras políticas sólo están buscando impulsar sus carreras, si intentaran comunicarse con la sociedad no pondrían restricciones en sus portales y dejarían que la gente opinara. Una red es de ida y vuelta, si no aceptan las críticas no hay socialización y sólo queda un proceso autoritario”.
Complementó expresando que se debe observar con mucho cuidado a los políticos que usan las redes sociales, porque no manejan cuestiones comunes como el resto de los usuarios.
“Estamos viendo un alud de senadores y legisladores que generan un vínculo promocional, exponen sus informes de actividades en Twitter, pero no ventilan asuntos de corte personal y sólo publican lo que quieren que la gente note”.
No obstante, aclaró que no es malo que se promocionen, pues es válido como una herramienta más, pero sí habría que tener el suficiente cuidado para ver cuándo están haciendo campaña. Explicó que la regulación y un código de ética del uso de las redes por parte de políticos, deberían de ser algunos de los principales aspectos a tratar en materia legislativa para evitar excesos.