Pablo Hernández Mares

399
fotos del conductor de radio UDG, Pablo Hernandez Mares, en las instalaciones de radio UdeG. foto giorgio viera.

Su profesión consiste en encadenar sonidos para dejarlos ir en frecuencia modulada. Ha producido los acordes que identifican los espacios noticiosos de radio UdeG y es imposible encontrarlo de siete a ocho de la noche: está en cabina regulando las vibraciones del noticiero, a cargo de las consolas y sus controles para liberar a tiempo sonidos y silencios. Los cerebros artificiales son su herramienta. Tocado por Asimov y Kubrick, e inspirado en su diaria convivencia con la música y las computadoras, mereció una mención honorífica del Premio Julio Verne de ciencia ficción por su radio-cuento “La música del mar”, ocho minutos de diálogo entre una computadora y un hombre, Julio, que tararea una melodía sencilla para terminar con una canción llena de arpegios.

viaje

Una vez me dijo Rubén Bautista, del Instituto de Astronomía, sobre las posibilidades de que haya un cosmopuerto en Cabo Corrientes, Jalisco. Eso me puso a pensar… imagina estar ahí, en la playa, y ver los cohetes salir al espacio. Cómo quisiera viajar así. ¿Qué canción podría componer en una estación espacial?, ¿qué recordaría?

mar

Me encanta ser Mares. Si viéramos la Tierra desde afuera lo que veríamos es azul. Casi toda agua. Ahí surgimos. Para mí es tranquilidad, descansar, un buen recuerdo, unas buenas vacaciones. El oleaje es una secuencia clara y periódica de sonidos y silencios, es música. Y además es la condición más parecida al espacio: cuando te sumerges pierdes peso, te vuelves ligero, la gravedad es distinta.

ciencia

La ciencia moderna busca las respuestas que antes buscaban las religiones. Es interesante que en el Génesis, la serpiente les diga a Adán y Eva que al comer el fruto del árbol del conocimiento serán como dioses: un ser que tiene un rango de percepción e inteligibilidad de la realidad y la información no limitado, como los humanos, que sólo escuchamos de 20 a 20 mil hertz. No. Ese Ente escucha todo, cada vibración.

ficción

En realidad es mi primer radio-cuento. Siempre había producido periodismo, pura realidad. Pero cuando vi la convocatoria, me dije “hay que hacer algo”. He leído los clásicos: Un mundo feliz, 1984… pero soy más cinéfilo: 2001 Odisea en el espacio, Blade Runner, La guerra de las galaxias, Solaris, Gattaca, todas estas ideas, todo este imaginar sobre el futuro forman una especie de inconsciente colectivo.

música

Me ha pasado que sueño una melodía y me pregunto cómo la podría guardar. Para eso sirve la tecnología, el pentagrama por ejemplo, y ahora las memorias USB. Ahí está la música, antes en signos y plicas, ahora en números, unos y ceros. Pero ambas son formas de trascendencia, es como irla bajando a las manos. Se dice que la música inició como una imitación de la naturaleza, la lluvia, las aves, el mar… pero ese ciclo terminó y nos quedamos con la abstracción, una interpretación abierta, libre y total.

diálogo

La información está ahí, en el Universo. Las computadoras pueden recabar datos, pero lo importante es la interpretación. Por eso mi cuento es un diálogo: Julio habla con la computadora y ésta procesa la información. Hacen una canción. Pero cuando le pregunta si le gusta la melodía, le responde que no puede procesar una respuesta. Al final, las computadoras son sólo una interpretación de nuestra búsqueda de la memoria.

voces

Así que me puse a pensar que yo soy Julio, esa es mi voz. La otra no existe, no es humana. Es un procesador digital silábico que incluso puede dar entonación. Cuando lo conocí fue una visión del futuro, un sueño de los lingí¼istas. Pero las computadoras no alcanzan aún el increíble nivel de una conversación, como ésta.