Obsidiana y música de Los Bukis

La exposición de Brian Nissen en Bellas Artes es una muestra de la compleja visión de un artista que busca engarzar el pasado con la cultura contemporánea. Su Gran mariposa es el mejor ejemplo de construcción onírica con hondas raíces prehispánicas

195

Brian Nissen, Octavio Paz y Los Bukis coinciden en el proyecto “Gran mariposa”, exhibido en el Museo de Bellas Artes, en la Ciudad de México. Los primeros dos se involucraron en el proyecto a profundidad; los últimos por casualidad.

Asistir a la exposición «Brian Nissen en la mira / Primeros 25 años» y conocer lo que comenzó en un códice y hoy una escultura, asombra por los elementos de creación de una de las 120 obras expuestas, entre óleos, tintas, cerámica, video, arte-objeto y material documental.

El primero
Lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo, enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012, son los días, meses y años que los naipes gigantes de la “Banca baraja” ambientan el Paseo de la Reforma. Una obra de Brian Nissen, londinense que vivió 17 años de su vida en nuestro país, de 1963 a 1979. El egresado de la Escuela de Artes Gráficas de Londres y de la Escuela de Bellas Artes en París, es un artista visual, pintor y creador de objetos rituales, como define a sus esculturas y pinturas.

Sus obras han sido exhibidas en la desaparecida galería Pecanis, Museo Rufino Tamayo, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, la galería Whitechapel de Londres, entre otros sitios.

Los primeros dos
“De mi cuerpo brotan imágenes: bebe en esas aguas y recuerda lo que olvidaste al nacer. Soy la herida que no cicatriza, la pequeña piedra solar: si me rozas, el mundo se incendia”, fue la prosa que atrajo la atención a Nissen para trabajar en su códice Itzpapálotl.

La prosa forma parte del poema “Mariposa de obsidiana”, de Octavio Paz, publicado en 1950, en la revista Almanach Surréaliste du Demi-siècle, en la que participaban André Breton y Benjamin Peret. El poema hace alusión a la diosa azteca Itzpapálotl (itztili, obsidiana, y papálotl, mariposa), deidad del parto y de la guerra.

El poema de Octavio Paz, incluido también en su libro ¿Águila o sol?, fue puesto en la mesa tras conversaciones entre el poeta y el artista, quien tiene interés en los códices prehispánicos, y ha realizado a su estilo 12, entre éstos su códice Itzpapálotl, combinado con signos antiguos y contemporáneos, y del cual surgen los relieves de la escultura que da la bienvenida a la exhibición de la serie Mariposa de Obsidiana.

“Dormitando temprano, una mañana pensaba en las imágenes de Itzpapálotl talladas en las columnas del templo dedicado a la diosa mariposa en las ruinas de Teotihuacán. Cada imagen de la mariposa tiene dos círculos de obsidiana encajados en sus alas. Comenzaba a trabajar en grandes piezas con formas de mariposas. Entonces pensé que los círculos de vidrio negro que son la obsidiana, podrían renacer como objetos contemporáneos, usando como metáfora los círculos negros de los discos de música”, apunta Nissen en sus textos publicados en su web: www.briannissen.com.

Los últimos
En 1983 Los Bukis daban a conocer su séptima producción discográfica titulada Yo te necesito, que incluía su éxito “Te esperaré”, que se colocó en el séptimo lugar en el Billboard de Estados Unidos, y fue vendido como sencillo en un acetato de vinil de 45 revoluciones. El también conocido como disco de vinilo apareció en 1949 y tuvo su auge en la época del rock and roll.

¿Y qué tienen que ver Los Bukis con Brian Nissen? “Esa misma mañana fui corriendo a la tienda de discos más cercana, y pedí al tendero unos 80 o 100 discos cualquiera. Él insistió en preguntarme qué clase de música deseaba, que debía saberlo, que no se compraban discos así. Le dije que me daba igual la música, pero sí quería que las etiquetas fueran de colores brillantes. Tal respuesta lo molestó bastante, pensando que le tomaba el pelo, así que me sentí obligado a darle una explicación amplia del porqué necesitaba aquellos discos. Solo así pude calmarlo. Después, como lo había pensado, incorporé los discos en la obra de las mariposas; además me encantó la idea de que los discos, ya rotos, escondieran adentro sonidos irrescatables. Mensajes ocultos enterrados. Oráculos mudos”.

“Gran mariposa”, 1983, madera, cartón y acrílico, puede leerse en la parte inferior derecha de la escultura que puede observarse hasta el 25 de noviembre, con los discos de Los Bukis ahí incrustados en sus alas moradas, pero también preguntarse, ¿Los Bukis sabían que sus acetatos formaban parte de la obra de Nissen y de los significados ahí vertidos? ¿Los reporteros de espectáculos se darían cuenta en su momento para reseñarlo y entender la escultura? Los cuestionamientos pueden seguir, pero también vale la pena mencionar que cuando fue exhibida por primera vez en el Museo Rufino Tamayo se combinó la danza, la voz de Paz en lectura grabada de su poema y música de Carles Santos. Un collage reunido, por y para la obra de Brian Nissen.

Nota publicada en la edición 720