Nuevos hábitos de aprendizaje

114
CUVALLES jardines

Que los alumnos entiendan el nuevo rol de autogestión que les toca desempeñar durante su paso por la universidad, es uno de los principales objetivos que el Centro Universitario de los Valles pretende alcanzar mediante proyectos como el programa de tutorías a estudiantes de nuevo ingreso, implementado a partir del calendario escolar en curso.

Isabel Arreola Caro, directora de la División de Estudios Económicos y Sociales, explicó que los alumnos ingresan con hábitos de estudio que no les favorecen para que su tránsito sea exitoso, por lo que las tutorías de acompañamiento que brindan los profesores durante las primeras semanas del semestre son pieza clave.

“Tenemos que romper con su paradigma de que sólo vienen a sentarse a escuchar una clase, y tenemos que propiciarlo a través de estrategias didácticas activas”.

Informó que durante las primeras semanas del calendario se les proporcionan a los alumnos herramientas que le ayuden a administrar sus tiempos y generar hábitos de estudio, en particular en la modalidad semipresencial, ya que a diferencia de los modelos educativos convencionales el profesor no estará todos los días para decirle qué hacer y cuándo hacerlo.

“Si no lo saben desde el principio se pueden perder de grandes cosas, además los profesores que ya entran a lo disciplinar no nos detenemos tanto en detalles de cómo se utilizan las herramientas de aprendizaje, de ahí nace nuestra preocupación”.

El programa también incluye una etapa en la que ayudan a los estudiantes a identificar la manera en que aprenden, mediante un test que les permite diagnosticarse a sí mismos e identificar cuáles son sus canales de aprendizaje.

Arreola Caro reconoció que al inicio del programa fue necesario hacer que los estudiantes vieran las tutorías como algo útil y no sólo como un trámite que cumplir. Para eso se establecieron aulas y horarios dedicados a las tutorías con maestros capacitados, que también son asesorados por expertos.

“Nos dimos cuenta de que si los estudiantes no tenían un espacio y horario específico, era muy difícil lograr los objetivos que nos estábamos planteando”.

Dijo además que se implementó un programa de apoyo alimentario, para que los alumnos que toman sus tutorías en horas de comida no pierdan tiempo en salir a comprar, y aprovechen por completo el horario de enseñanzas.

Un aspecto más que se integró al programa fue la atención a competencias como la lectura de comprensión, la síntesis y el análisis.

“Hay un problema grave para los estudiantes que están ingresando a nivel superior, el rezago que tenemos en estas habilidades que son clave para que el alumno pueda ser exitoso, es algo con lo que tenemos que luchar”.

Herramientas a distancia
Además del modelo semipresencial, el CUValles también oferta programas a distancia como la Maestría en Ingeniería Mecatrónica que a partir de este calendario opera con un laboratorio remoto, al que los estudiantes extranjeros, como por ejemplo de Ecuador o Colombia, pueden acceder para realizar sus prácticas.

El diseño del laboratorio estuvo a cargo de Miguel Ángel de la Torre Gómora, coordinador de la maestría, quien explicó que el laboratorio será fundamental para las prácticas de los estudiantes.

“No necesitan estar en el lugar, acceden desde sus computadoras, desde sus casas, tienen acceso a todo el software y los materiales necesarios para sus prácticas, que de otra manera no podrían hacerlo”.

El investigador informó que el laboratorio cuenta actualmente con siete computadoras habilitadas, todas equipadas con programas con licencia y especializados en la materia, como MATLAB y SolidWorks.

La inversión total del laboratorio será de 2 millones y medio, y actualmente van invertidos sólo 500 mil pesos, por lo que se encuentra en su primera etapa.

“En los próximos meses se estará comprando el resto del equipo, después de eso calculamos que estaremos a un 90 por ciento a finales de este año o a principios del siguiente”.

El laboratorio ayudará en las investigaciones de reconocimiento facial que recién comenzaron estudiantes de la maestría, además contará con un brazo robótico que los alumnos podrán programar desde sus casas.

Actualmente la maestría en Ingeniería Mecatrónica es cursada por 40 alumnos originarios de diferentes partes del país y de Latinoamérica.