Nuevo programa de Cirugía y Terapia Fetal en el HCG

El objetivo es corregir los defectos congénitos antes del nacimiento, durante la etapa del embarazo, para limitar mortalidad y discapacidades sucesivas

2834

El Programa de Cirugía y Terapia Fetal del Hospital Civil de Guadalajara Doctor Juan I. Menchaca inició en marzo de este año y ya reporta resultados, tras haber realizado cinco cirugías fetales.

De acuerdo con información proporcionada por David Alejandro Martínez Ceccopieri, médico especialista en medicina fetal y responsable del programa, éste surgió como una respuesta ante el aumento de casos con defectos congénitos y la mortalidad que pueden causar.

Los defectos congénitos pueden presentarse en cinco a ocho de cada cien embarazos, dependiendo de si son embarazos de bajo o alto riesgo.

El objetivo del programa es corregir los defectos congénitos antes del nacimiento, durante la etapa del embarazo para limitar la mortalidad por estos mismos, ya que los bebés afectados con defectos congénitos como un problema pulmonar o espina bífida son bebés que van a tener un mayor riesgo de morir, ya sea de manera intrauterina, al nacer o en los primeros años de vida.

Enfermedades como la espina bífida son condiciones que pueden llegar a ser muy discapacitantes, y pueden limitar o disminuir la calidad de vida de los afectados. Los bebés que nacen con este problema muchas veces no tienen la capacidad de caminar, de tener un desarrollo neurológico normal, de tener una vida social normal, de ahí la importancia de limitar las secuelas y discapacidades.

De las cinco cirugías fetales realizadas en el HCG tres corresponden a tratamiento prenatal de hidrotórax, condición que se caracteriza por una acumulación de agua en los pulmones, lo que ocasiona que éstos no se desarrollen. Durante el embarazo puede fallar el corazón del bebé y puede fallecer, y si esto no ocurre, el bebé no podría respirar al momento del nacimiento porque sus pulmones no se desarrollarían.

Lo que hacen los especialistas en esta cirugía es drenar el líquido con ayuda de catéter, de manera que los pulmones puedan desarrollarse de manera normal y los bebés puedan respirar al momento de nacer.

Se atendió otro caso de un tumor el en cuello llamado linfangioma, que obstruye la vía respiratoria.

El quinto caso corresponde a una cirugía fetal correctiva de espina bífida, consecuencia de un daño del tejido nervioso con el líquido amniótico o con los movimientos fetales, y esto puede reducir la posibilidad de mover las piernas, de controlar esfínteres y además puede ocasionar hidrocefalia.

Gracias a la cirugía se puede reducir daño en los nervios, de modo que se reduce la posibilidad de que tenga que ser operado el bebé después de nacer.

Al ser protegida la médula espinal los bebés nacen con más posibilidades de poder caminar, reduce la probabilidad de usar aparatos ortopédicos y mejora la calidad de vida.

El momento de intervención es muy variable, ya que la espina bífida se puede operar a partir de la semana 19 de gestación y la cirugía para corregir las obstrucciones de la orina, desde el tercer mes; la cirugía pulmonar puede hacerse de manera muy tardía, desde la semana 32 o 34.

De manera general, desde los tres meses de gestación, ya pueden llevarse a cabo procedimientos correctivos en el bebé en gestación, pero lo ideal es que las mujeres sean valoradas en una unidad especializada desde el inicio del embarazo, para poder hacer detecciones a tiempo, los estudios necesarios y poder corregirlos.

El Programa de Cirugía y Terapia Fetal del HCG cuenta con un equipo de profesionales de la salud multidisciplinario, como médicos fetales, ginecoobstetras, neurocirujanos, anestesiólogos y personal de enfermería.

Artículo anteriorCelebran 45 años de egreso de la Escuela Vocacional
Artículo siguienteRevista Derecho Global solicita prestadores de Servicio Social