LXI Legislatura entre la negación y el diálogo

446
MDF90829.Francisco Javier Salazar, Francisco Ramírez Acuña, Felipe Solis Acero y Jesús Zambrano, presiden la Mesa Directiva para el primer año de ejercicio de la LXI Legislatura. NOTIMEX/FOTO/GUILLERMO G. MONTENEGRO/GGM/POL/

La dispersión será la característica de la LXI legislatura. Ya se fue el tiempo en que la Cámara de Diputados estaba polarizada en una o dos personas, a las que había que prestar atención, afirmó Aimée Figueroa Neri, investigadora del CUCEA.
Uno de los retos más grandes que tiene ante sí la LXI Legislatura es la autorrevisión. Hay comisiones que no tienen bien claras sus funciones, no existe comunicación entre unas y otras para hacer mejoras legislativas, además deben disminuir sus gastos y que sean más transparentes.
La LXI Legislatura del Congreso de la Unión está conformada por los senadores y diputados, miembros de sus respectivas cámaras e inició funciones el 1 de septiembre de 2009. Trabajará hasta agosto de 2012. Los senadores fueron electos para su cargo en las elecciones de 2006, para un periodo de seis años. Los diputados, en cambio, son resultado del proceso electoral de 2009.
La Cámara de Diputados está compuesta por 500 legisladores. El partido con mayor número de diputaciones es el PRI (237), le sigue el PAN (143), después el Partido de la Revolución Democrática (71) y el Partido Verde Ecologista (21).
En la Cámara de Senadores la posición para el PAN continúa siendo ventajosa. Es probable que veamos conflictos entre la Cámara de Diputados y Senadores, ya que la primera aprobará proyectos que luego discutirá el Senado, añadió Hugo Michel Uribe, profesor investigador del Centro de Estudios Estratégicos, del CUCSH.
“El PAN tendrá que demostrar qué tan capaz es de reunificarse. Acción Nacional sacó al pequeño PRD que todos los partidos llevan dentro. Esto lo orilla a disgregarse y a los grupos pelearse entre sí”, indicó Aimée Figueroa Neri.
“En cuanto al PRI`, tiene una amalgama de intereses y de grupos muy compleja. La voz cantante, al parecer, va a estar en manos de los gobernadores emanados de ese partido, aquellos que pudieron acomodar más gente en la Cámara”, agregó Hugo Michel Uribe.
Es evidente que hay una atención centrada en la contienda electoral de 2012, además de una serie de amalgamas vinculadas con los intereses corporativos del tricolor, los que siempre han existido, como las fracciones de los sectores popular, laboral y sindical, por lo que buscarán la negociación interna.
Francisco Ramírez Acuña quedó como presidente de la mesa directiva de San Lázaro. Esto es significativo por la imagen que da a ésta. El puesto es llamativo, pero el verdadero órgano de gobierno es la Junta de Coordinación Política, integrada por representantes de cada una de las facciones. Está a cargo del PRI, explicó Figueroa Neri.
“Sobre el exgobernador de Jalisco qué te puedo decir. Como ciudadana e investigadora lo recuerdo como un sujeto de derecha. También por sus represiones a las manifestaciones públicas, sus tendencias a proteger a la iglesia católica, quizás no tan evidentes como las del actual gobernador”.
Para Michel Uribe, el hecho de que Ramírez Acuña haya obtenido tal puesto, habla de su capacidad para buscar posiciones políticas y para apartarse de los golpes, ya que era evidente que él deseaba ser el coordinador del PAN, cargo que correspondió a Josefina Vázquez Mota.
La coordinación del PRD la tiene uno de los principales representantes del grupo de Andrés Manuel López Obrador, por lo que tendrá que haber negociación, acuerdos o ruptura. El tiempo lo dirá, señaló Michel Uribe.
En la LXI Legislatura hay un debilitamiento total de los partidos de izquierda. Algunos, como Convergencia o Nueva Alianza, sólo alcanzaron unos cuantos representantes proporcionales. Sin embargo, no dejan de tener diputados que llaman mucho la atención. El Partido del Trabajo (PT) tiene 13. Uno de ellos es Jaime Cárdenas, exconsejero del IFE, miembro del SNI y especialista en derecho constitucional, reconocido y respetado en la academia, tiene experiencia en la función pública. Otro diputado petista es Gerardo Fernández Noroña, con presencia en los medios. Es quien mandó el mensaje a Felipe Calderón de que renunciara, dijo Figueroa Neri.
Los partidos de izquierda son los partidos-bisagra. Sus diputados pueden inclinarse hacia el PRI o el PAN y ser influyentes en las decisiones. Hay algunas que las toman con el cincuenta por ciento de los que asisten a la sesión. Entonces si los albicelestes tienen determinada tendencia y logran negociar con algún partido pequeño, podrían inclinar la balanza hacia el lado que quieran.

¿Y el Verde?
El Verde ha instrumentado una política bastante peculiar. Ha hecho propuestas que podrían calificarse como extremas. Una de éstas es la pena de muerte. Partido complejo, aseveró Michel Uribe. “De ese partido llama mucho la atención que algunas de sus diputadas estaban dispuestas a renunciar para dejar sus lugares a sus respectivos suplentes. Uno se pregunta qué hay detrás.

Artículo anteriorKarla Sandomingo
Artículo siguienteFelicitación al equipo de La gaceta