Los pulmones a examen

358

El asma bronquial y la neumonía son algunas de las principales enfermedades que tienen posibilidades de afectar a los niños, y cuyo descuido, exceso de confianza de los padres, o no seguir un tratamiento adecuado, pueden incluso causar la muerte del menor.
Lamentablemente muchos padecimientos respiratorios tienen como una de sus principales causas la contaminación que prevalece en la Zona Metropolitana de Guadalajara, ya que algunas partículas en el aire se relacionan con el desarrollo de enfermedades respiratorias, en ocasiones son más susceptibles los niños y adultos mayores, indicó Luis Gustavo Orozco Alatorre, jefe de la división pediátrica del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara.
“Recientes estudios epidemiológicos sugieren que la prevalencia del asma ha aumentado en la mayoría de los países, especialmente en la edad pediátrica, ya que afecta al 20 por ciento”.
Esto también se refleja en las causas de consulta externa, incluso en urgencias pediátricas, por lo que es importante que los padres estén alertas ante los síntomas y sobre todo evitar la automedicación y el uso de medicamentos sustitutos o de muestras médicas aunque sea más barato.
“En los servicios de urgencia, son un 30 por ciento de pequeños que ahí se atienden por esa problemática que va desde afectaciones leves, que pueden ser un proceso viral, un problema de laringe, bronquitis, hasta problemas tan severos como el asma”.
Y es que —imagínese— que su bebé tiene problemas para respirar, que respira más de 60 veces por minuto y puede estar agitado y hasta comenzar a ponerse morado, esos son signos de alarma por los que hay que acudir al médico rápidamente; este tipo de padecimientos se pueden agravar sobre todo por los cambios de clima, en específico por el cambio de temporada, en invierno.
Guadalajara fue sede de la reunión regional de especialistas de la salud, se presentaron más de 300, quienes además de analizar el tema, conocieron de las nuevas opciones de tratamiento, algunas más costosas y sobre todo vigentes en el medio privado, pero también en hospitales públicos.
Por último, el especialista reiteró la importancia de que los padres de familia estén al pendiente de sus hijos a cualquier edad y cuando crezcan los pacientes también sean conscientes para evitar recaídas —y sustos— que pueden prevenirse.