La fórmula Biden-Harris que favorecería a México

La dupla de candidatos demócratas a la presidencia y vicepresidencia de Estados Unidos vislumbra políticas económicas y migratorias que pudieran favorecer las relaciones bilaterales con nuestro país, a diferencia de las medidas proteccionistas y discriminatorias de Donald Trump

202

La fórmula Biden-Harris representa la antítesis al actual mandatario Donald Trump y, en ello, radica su fortaleza para encabezar las preferencias electorales rumbo a los comicios presidenciales del 3 de noviembre, consideró el investigador del Centro de Estudios de América del Norte de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel Sigala López.

En entrevista, Sigala López señala que mientras que Trump ha encabezado un gobierno en el que la discrecionalidad y las ocurrencias son la constante, Joe Biden y Kamala Harris —la primer mujer afrodescendiente que ocuparía la vicepresidencia de Estados Unidos— son personajes respetuosos de la institucionalidad y las reglas y además reflejan la diversidad racial de este país.

Sigala López señaló que a inicios de año se veía complicado arrebatarle la presidencia a Trump, pero la llegada de la pandemia del coronavirus y el movimiento Black Lives Matter vino a transformar todo el escenario.

“Trump no ha realizado buen trabajo como gobernante y esto ha sido bien aprovechado por los demócratas, que demuestran un apego a las instituciones de Estados Unidos, para convertirse en la antítesis de Donald Trump, cuyo gobierno no tiene respeto a la ciencia y actúa con discrecionalidad, no como Estado para salvar al país de la pandemia. Los demócratas en cambio se han presentado como los que actúan con responsabilidad utilizando el cubrebocas, con la mesura para no abrir apresuradamente los negocios y respetando valores democráticos tan importantes en Estados Unidos como la libertad de expresión”.

Recordó que la fortaleza de Donald Trump, en su momento, fue presentarse como un político no tradicional, con el argumento de que los políticos corruptos ya le habían hecho mucho daño al país.

“Pero ante una crisis como la que ahora vivimos, eso no funciona, por eso se necesita quienes tienen la experiencia en las instituciones y toman con responsabilidad los problemas públicos y quienes tienen un discurso unificador”.

Y añade, sobre la fórmula Biden-Harris:

“Vemos a un candidato a presidente blanco, rico, de clase alta, pero acompañado de una mujer, negra, descendiente de inmigrantes, que se hizo a si misma, lo cual es altamente apreciado en Estados Unidos. La dupla representa en mayor medida lo que es pueblo estadounidense versus el grupo que se presenta como supremacista blanco. Las fortalezas  ahí están para ganar la presidencia”.

Victoria de Biden-Harris le conviene a México

La victoria de Biden, considera el especialista, traería impactos benéficos inmediatos, pues el eventual gobierno de Estados Unidos que encabezaría el demócrata no recurrirá a los exabruptos proteccionistas y económicos que ha tenido Trump, además no estarían en riesgo las alianzas comerciales de Estados Unidos con China y pararían las amenazas contra Canada o México, que son socios comerciales.

Otro efecto importante es el tratamiento a las minorías y la migración. Al llegar Biden no se soluciona el racismo y el movimiento Black Lives Matter, pero desde la Casa Blanca empezarían a lanzar mensajes de mayor igualdad y respeto a los derechos civiles que podrán dar tranquilidad a los inmigrantes mexicanos”.

¿Es entonces lo más conveniente para México el triunfo de la fórmula Biden-Harris, a pesar de que AMLO tuvo una exitosa cumbre bilateral con Trump hace algunas semanas?

El escenario cambia cuando un presidente tiene un segundo mandato, se preocupa menos por las conciliaciones porque ya no está en juego una renovación y es su última oportunidad para profundizar en su agenda y sus políticas y dejar un legado. En su segundo mandato se alejan del centro para impulsar su agenda política y en el caso de Trump, su agenda política e ideología es la inmigración, el proteccionismo y el muro con México. La pandemia va a terminar y podrá regresar entonces a los temas que lo impulsaron y no ha abandonado. En Relaciones Internacionales no hay amigos, aunque parezca que Trump tiene buena relación, en realidad ha sido un uso instrumental. En la última visita de AMLO fue cordial porque se busca conseguir algo de voto latino. Pero en el segundo mandato será más agresiva la política de construcción del muro o de deportaciones.

«No tengo elementos para pensar que a México le va ir  mejor. La evidencia histórica demuestra que profundizan su agenda y esta afecta a México”.

Un proceso atípico

Otro efecto a benéfico a nivel mundial de la victoria de los demócratas, para Miguel Ángel Sígala sería que al no tener a un populista amante de la posverdad, malqueriente de la prensa e intolerante con los opositores, el mundo tendría menos justificación para empoderar a líderes populistas similares a Trump.

Sin embargo, aunque la elección en este momento se inclina a Biden, de acuerdo con las encuestas, el panorama es incierto. Un ejemplo: todavía no se resuelve cómo se llevará a cabo la elección, cuántos votos por correo o por internet y cuántos van a asistir a emitir de forma presencial.

“Estados Unidos no tiene un sistema tan sofisticado como el mexicano, no tiene sistema centralizado, ni una base de datos nacional consolidada, y cada estado realiza sus elecciones y las reporta al Congreso. Eso puede ser factor de incertidumbre. Incluso en días pasados el conflicto de EUA con la oficina de correo nacional que enviaría los votos para el conteo, eso puede dar problemas. Es probable que el 3 de noviembre en la noche no se tenga el resultado de la elección. En suma, será proceso atípico y panorama complejo e incierto por la pandemia y no se sabe cómo se ejecutará”, concluyo Sigala.