La experiencia de la movilidad

306

Salir del país, viajar a otro continente e interactuar con hablantes de otra lengua puede parecer una barrera, sin embargo no fue así para Areli Analí Gámez, alumna de séptimo semestre de la carrera de Abogado, quien durante este semestre se encuentra estudiando en la Universidad de Lleida, España.

No sólo los hábitos resultan un reto para quienes viajan a otro país a estudiar, ya que en el caso de Analí Gámez, incluso las asignaturas acarrean ciertos desafíos. La alumna está cursando Casuismos y Metodología Jurídica, impartida en catalán e inglés; Derecho Fiscal y Tributario Parte General y Derecho de la Unión Europea, impartidas en catalán y castellano, y Derecho Penitenciario, que es completamente en español.

Con respecto a las diferentes lenguas, y en particular al catalán, comenta que “es posible entender el ochenta por ciento de una conversación, hay ocasiones en las que los maestros o los alumnos hablan muy rápido, por lo que no se comprende todo lo que dicen, pero en el idioma no hay ningún problema ya que todas las personas son bilingües y hablan muy bien el castellano, y cuando los maestros ven que no has entendido explican lo que han dicho en español”.

Con respecto al aprendizaje, la estudiante afirma que los conocimientos adquiridos en CUNorte le han sido de mucha ayuda, “ya que en realidad no siento que tenga un nivel por debajo del de los estudiantes de la Universidad de Lleida; sin embargo, las normas jurídicas entre un país y el otro son muy diferentes, lo que exige que sobre los temas realice investigaciones más extensas para poder comprender con mayor claridad algunas cosas”.

El viaje de la alumna fue posible gracias al área de Movilidad del Centro Universitario, y luego de un proceso de recopilación de documentación hubo una preselección por parte de la Coordinación General de Cooperación e Internacionalización, en la que se eligieron doce estudiantes; “para escoger a los cinco ganadores de la beca se nos entrevistó a cada uno, se nos hacían diversas preguntas referentes a los motivos por los que deseábamos obtener la beca, por qué habíamos elegido la Universidad de Lleida, qué materias habíamos elegido, entre otras”, explicó.

Lleida es una ciudad pequeña, describe Analí. “Se encuentra muy bien comunicada con otras provincias y es fácil recorrerla sin necesidad de utilizar el autobús. Es un lugar muy bonito, seguro y tranquilo”.

Aunque no es un proceso fácil, la alumna recomienda la experiencia de la movilidad internacional: “Uno viene a hacer una familia con nuevos amigos, a conocer diferentes culturas, a aprender de la forma de vida que llevan las personas en un país distinto, sus costumbres y tradiciones, sus comidas y, sobre todo, a dar un poquito de México. En un intercambio no sólo encontrarás una cultura, en este caso la española, sino que conocerás gente de todo el mundo: de Italia, Francia, Malta, Marruecos, República Checa, Holanda, Chile, Brasil, Corea, China, Argentina… y además podrás poner tus capacidades a prueba y verás que es posible seguir y tener éxito en todo lo que te plantees, siempre y cuando te esfuerces lo suficiente”.