La economía en Jalisco resfriada

535

La influenza humana llegó a México y azotó la economía de Jalisco. Uno de los sectores más perjudicados es el de servicios. Dentro del agropecuario, los porcicultores resultaron de los más afectados.
La dinámica de la economía en más de un 60 por ciento depende del sector servicios. De éste dos de los subsectores más importantes son el turístico y el de servicios recreativos, explicó Pablo Sandoval Cabrera, profesor investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).
La recesión económica ya había golpeado con fuerza a Jalisco antes de la epidemia. “Desgraciadamente nuestro estado, por errores de política económica y por la falta de visión de los gobiernos es muy dependiente de la economía norteamericana. Su sector exportador está vinculado a ella y concentrado principalmente en compañías transnacionales”.
Si a esto le agregamos la posterior semiparalización del sector turístico, los pronósticos no son muy prometedores. “Es muy probable que la economía de Jalisco no crezca este año. La caída puede ser mayor de cinco por ciento del Producto Interno Bruto, lo que tendría consecuencias negativas sobre el empleo, inversión y los ingresos de muchas familias jaliscienses”, dijo el investigador.
En cuanto al comercio, otra de las principales actividades económicas en el estado, también resintió los efectos, aunque algunos negocios que ofrecieron vitaminas, tapabocas, toallas y geles antibacteriales resultaron beneficiados al incrementar la demanda de estos productos.

Restaurantes y antros
Después del petróleo y las remesas que mandan los migrantes, el turismo es la industria que más aporta al PIB del país. “Dentro del sector turístico, los restauranteros tenemos un impacto del 40 por ciento”, dijo Germán Ralis Cumplido, presidente de la Cámara de la Industria Restaurantera en Jalisco.
La situación de por sí ya era complicada. La difícil situación económica los afectó. Sus ventas decrecieron de un 15 a un 17 por ciento, en promedio. Sin embargo, imperaba el optimismo. “Considerábamos este 2009 un año prometedor. Pensamos que podíamos buscar esquemas para fortalecernos y capacitarnos”… Entonces llegó la influenza humana a México al estado, y el panorama se tornó negro.
Durante la primera semana que cerraron temporalmente bares, cantinas y centros nocturnos, como una medida para evitar mayores contagios, muchos restaurantes, aunque no estaban incluidos en los cierres, sufrieron pérdidas de hasta un 60 por ciento y los negocios que no abrieron tuvieron impacto total. “Ya veíamos la luz en el camino, nos preparábamos para un buen fin de semana, ya que el domingo era 10 de mayo. Una de las mejores fechas para los restauranteros. Esperábamos obtener 190 millones de pesos y entonces, de nuevo las autoridades pidieron cerrar a los negocios ya mencionados otra semana más”.
Hasta el cierre de esta edición, Germán Ralis reportó una merma de alrededor de 900 millones de pesos en la industria restaurantera durante la segunda semana. Tres mil establecimientos que estuvieron cerrados percibieron cero ingresos, aunque continuaron sufragando sus gastos fijos, ya que tienen una planta laboral y rentas que pagar
En Jalisco hay más de 30 mil establecimientos que integran al subsector entre restaurantes, restaurantes bar, cantinas, antros, cabarets, fondas, cocinas económicas, incluso los giros restringidos y todos, de alguna forma, están afectados.

Agencias de viajes
Tampoco a las agencias de viajes les ha ido bien. “Cayeron considerablemente nuestras ventas. En promedio, entre un 50 y 60 por ciento desde que se supo lo de la epidemia de influenza. Seguimos ofreciendo nuestros servicios, pero la gente prefiere no viajar. Además, no tenemos vuelos a Lima ni a Buenos Aires ni a Cuba… Más lo que han sufrido los mexicanos en China… todo eso nos afectó en la comercialización”, informó Blanca Aideé Espinoza García, presidenta de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes, filial occidente.
“Antes de la epidemia ya estábamos batallando, pero no a estos niveles. De hecho, abril fue bueno para nosotros. A partir de los últimos días de este mes empezamos a enfrentar serios problemas”.
En Jalisco hay 566 agencias de viajes y en su giro ocupan el tercer lugar a nivel nacional por el número de empleos que generan (3 mil once personas). En primer lugar están las del Distrito Federal, que emplean a 9 mil 940 personas. En segundo lugar, Quintana Roo, con 7 mil 332 empleados.

Hoteleros
La Secretaría de Turismo reporta que desde el 27 de abril al 8 de mayo la industria hotelera de Jalisco registra pérdidas por 82 millones de pesos. Los hoteleros de Puerto Vallarta y la zona metropolitana figuran entre los más afectados por cancelaciones o por falta de huéspedes.
De acuerdo a informes estadísticos proporcionados por la dependencia, indican que de la semana del 27 de abril al 3 de mayo, la ocupación en el estado bajó de 58.32 al 33.02 por ciento. Entre las partes más afectadas se encuentra Puerto Vallarta, Zona Metropolitana de Guadalajara, Ribera de Chapala y Costalegre.
Los hoteleros no tienen los mismos ingresos y tienen que pagar sueldos y la operación de sus negocios, por lo que se ven obligados a dar descansos parciales obligatorios por tres días o recurrir a los medios turnos, y eso repercute en los ingresos de los empleados, que han resultado de los más perjudicados, explicó Ramón Godínez Ortiz, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionistas y Técnicos en Turismo y profesor investigador del Departamento de Turismo del CUCEA.
Señaló que el hecho de que la alerta sanitaria termine no es la varita mágica que solucionará todos los problemas. “Los turistas tardarán en tener confianza para volver a Jalisco”.

Comerciantes
“Estamos preocupados por la falta de ingresos. Hemos tenido una merma importante en las ventas a raíz de la epidemia de influenza humana que impacta al país y a Jalisco”, afirmó Guillermina Zepeda Ochoa, director general en Guadalajara de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño.
La Cámara Nacional de Comerciantes en Pequeño tiene afiliadas a 30 mil empresas en los ramos de comercio, servicios y turismo, las cuales generan tres empleos, en promedio, por cabeza.
Hasta el lunes 4 de mayo, Guillermina Zepeda calculó mermas económicas de alrededor de 70 por ciento desde que fue lanzada la alerta sanitaria. Las pequeñas empresas, cuyos clientes son alumnos y maestros de escuelas, sufrieron pérdidas del 80 al 90 noventa por ciento. Se trata de abarrotes, misceláneas y papelerías.
La Cámara Nacional de Comerciantes en Pequeño tiene miembros en 58 municipios de Jalisco. A esta institución hay afiliadas más de 30 mil empresas
“En las condiciones actuales no creo que los pequeños comerciantes podamos aguantar mucho. Se habla de créditos para las empresas afectadas, pero el problema es tener con qué pagarlo. Mientras nuestros ingresos sean escasos, así nos den créditos será imposible, como abrir un pozo para tapar otro”.

Porcicultores
Primero llamaron a la enfermedad influenza porcina, lo que afectó considerablemente a los porcicultores, pues sufrieron mermas en sus ventas. Posteriormente la Organización Mundial de la Salud la bautizó con el nombre de influenza humana. “Eso nos ha ayudado bastante. Los porcicultores comenzamos a ver los efectos”, afirmó Ricardo Galindo Covián, director general de la Unión Regional de Porcicultores de Jalisco. Repuntó ligeramente el consumo de carne de puerco. Eso ha animado al subsector aunque todavía no se recupera totalmente. Por su parte, Daniel Curiel, empresario y ex presidente del Consejo Mexicano de la Carne, dijo que comienza una reactivación en el consumo de carne de cerdo, que calculó llegó a caer 80 por ciento en Guadalajara (Público, 14 de mayo, 2009).
Las ventas de cerdos en pie, a raíz de la aparición de la influenza humana cayeron en el estado alrededor de un 60 por ciento. Antes de la epidemia los porcicultores enfrentaban serios problemas. “Todavía no salíamos de uno cuando ya teníamos que enfrentar otro. Los precios de los granos eran altos. Habían subido demasiado. De costar la tonelada de mil 400 pesos a mil 600 pesos, se disparó hasta 3 mil 500 pesos. Eso nos impactó. Tan es así que en el año 2008, de tener un padrón de mil 749 productores quedaron alrededor de mil 240, ya que muchos no pudieron enfrentar esa alza en los granos”.
Ricardo Galindo detalló que el sorgo, el maíz y la pasta de soya son los principales productos utilizados para alimentar a los puercos. La escalada de precios repercutió en los costos de producción.
Señaló que mucho ayudaría a los porcicultores que en las fronteras fueran más estrictos en lo que a importación de carne se refiere. “Hay alguna que está por debajo de los costos de producción vigentes en México. Requerimos mayor vigilancia en las fronteras para levantar a la producción porcícola”.
La industria porcícola genera 10 mil empleos directos, además de 30 mil indirectos. La mayor concentración de marranos está en los municipios de Acatic, Tepatitlán, Capilla de Guadalupe, San Juan de los Lagos, Lagos de Moreno y Degollado, que son los lugares donde se concentra del 65 al 70 por ciento de la porcicultura en el estado.

Pura pantalla
Ante la situación que vive el país, el gobierno reaccionó. El 5 de mayo, la Secretaría de Hacienda anunció a escala nacional un plan de apoyos emergentes, fiscales y financieros por 17 mil 400 millones de pesos, además de exenciones del impuesto a la nómina, descuento a cuotas patronales del IMSS, entre otras medidas.
Además, los gobiernos del estado y federal presentaron un plan emergente para la contingencia económica, que incluye destinar 750 millones de pesos para apoyar a las empresas afectadas de Jalisco, de éstos se destinarán 500 millones al financiamiento de los sectores afectados; 200 para ampliar la partida de Seproe que apoya proyectos de la industria tradicional y el programa emergente de protección al empleo y 50 millones a la promoción turística.
“Los créditos que se ofrecen tienen que ser devueltos. Se parte del supuesto de que los empresarios tienen la rentabilidad suficiente para pagar intereses, y eso creo que está en duda, además se siguen pidiendo garantías altas. Es muy probable que los hoteles o las líneas aéreas sean las que tengan los bienes suficientes para respaldar las solicitudes de préstamo”, agregó Hugo Michel Uribe, investigador del Centro de Estudios Estratégicos.
En cuanto al impuesto a las nóminas, es una simple posposición que hace el gobierno. “No cede nada, lo único que hace es otorgar cuatro meses para pagarlo. El paquete de estímulos es pequeño, insuficiente y mal calculado”.

Artículo anteriorSergio Arau
Artículo siguienteClases perdidas