La controversia como solución

576

Marcelo Dascal ha desarrollado su trayectoria en situaciones que aparentan contraposición. Nació en Brasil y ha vivido en Israel desde 1965. Es profesor de Filosofía en la Universidad de Tel Aviv y se graduó en filosofía e ingeniería eléctrica en la Universidad de São Paulo. Estudió lingüística y epistemología en Aix-en-Provence y obtuvo su doctorado en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Circunstancias que parecen diseñadas para individuos distintos entre sí, han formado a un filósofo referente en la pragmática contemporánea, la disciplina de los usos del lenguaje. Este rubro es una señal distintiva, un dato significativo de su obra.

Una de sus más grandes aportaciones es la que busca el conocimiento a través del diálogo. Su punto de partida es el fracaso de la filosofía de la ciencia en explicar la relación entre los avances teóricos y el trabajo realizado en los laboratorios. A partir del estudio de esta frustración positivista, propone una solución: la controversia científica.

La controversia como fenómeno discursivo polémico, según Dascal, comienza con el debate de un problema específico que se va ramificando en otros, y revela divergencias trascendentales, opuestas a los métodos antes conocidos. Y así, hasta que una de las posturas acumula argumentos suficientes para vencer a su oponente y legitimarse en el sector.

El eco de su investigación sobre las controversias es muy amplio, ha realizado varios artículos sobre el tema y editado una serie de libros bajo el título general de Controversias, cuyos tres volúmenes fueron publicados en 2005. También es presidente de la Asociación Internacional para el Estudio de Controversias.

Dascal, quien participará en el evento “Fil-o-sofía” en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, es un erudito en Leibniz. Escribió libros y numerosos artículos sobre él, sus contemporáneos y su influencia. Es cofundador de la Asociación Israelí Leibniz, miembro de la Asociación Leibniz de América e integrante del comité del Congreso Internacional de Leibniz en poder del Gesellschaft.

Actualmente, Dascal dedica la mayoría de su tiempo a la formación de profesores e investigares de “alta calidad”. Su último reconocimiento fue el Doctor Honoris Causa en la Universidad “Stefan cel Mare” de Suceava (Bucovina, Rumania) por sus “contribuciones científicas excepcionales”, el 28 de septiembre de 2010.